Deportes

Liverpool podría no estar en la próxima Champions League

Paul Lambert prolongó su idilio ante el ‘Pool’ con un empate insulso que, a pesar de frenar a la apisonadora ‘red’, no vale a su equipo para acercarse al objetivo de la salvación. Tres empates y tres victorias ha conseguido el actual técnico del Stoke en Anfield. Klopp, que esta vez no encontró ayuda de un Salah ‘humanizado’, no encontró la pócima para desarbolar a su rival. Tablas que dejan al Liverpool tercero con nueve puntos de distancia con respecto al Chelsea, quinto clasificado, que tiene dos partidos menos.

Avisó Klopp de la importancia del partido y así lo plasmó en el verde. Solo Mane, fuera de la convocatoria por lesión, Milner y Lovren descansaron. Con Alexander-Arnold como interior, Joe Gomez y Alberto Moreno en los laterales e Ings en el perfil izquierdo en sustitución del senegalés, el ‘Pool’ no tardó en poner en jaque a la defensa más goleada de la Premier (65 goles en 36 partidos).

Ni cinco minutos habían pasado cuando Henderson envió un balón a la espalda de la zaga adelantada de los ‘Potters’ donde apareció el de siempre. Bien colocado, Salah aprovechó el despiste de sus marcadores para plantarse ante Butland con todo a su favor. Sin embargo, el egipcio mostró su faceta más terrenal. Intentó picar el balón, la misma definición de su segundo tanto ante la Roma, pero esta vez el cuero se marchó ligeramente desviado.

Respiró el Stoke, aunque apenas puso en aprietos a su rival. Intentó presionar arriba, sin mucho orden ni decisión, para trabar la circulación ‘red’. Los pupilos de Klopp, organizados a través del balón, no estuvieron acertados a crear peligro en el ataque posicional. Sin embargo, cada pérdida de los de Lambert la castigaron. En el 20′, una nueva jugada vertiginosa local estuvo a punto de convertirse en el primero. Salah bajó un balón desde el perfil izquierdo y cedió atrás donde llegó Alexander-Arnold que falló en el área pequeña.

Se le atragantó al ‘Pool’ la tímida presión de los ‘Potters’ que incluso obligaron a trabajar a Karius. Primero Diouf de cabeza y después Shaquiri con un pase en el área ‘red’ que estuvo cerca de convertir Crouch, que llegó a los 200 partidos en la Premier ante su exequipo, sembraron el pánico en Anfield. Wijnaldum y Salah aparecieron para cercar la meta de Butland, aunque el orden y la intensidad del Stoke impidió a los de Klopp practicar su mejor fútbol. En el tramo final de la primera parte, Ings puso el cuero en la red con una volea a la escuadra, pero el colegiado anuló el gol por un fuera de juego milimétrico.

Henderson dio el susto y el árbitro pitó el final de un primer acto sin que Anfield pudiera inaugurar el electrónico. Algo a lo que no estaban acostumbrados los de Klopp este año. De hecho, el Stoke fue el primer equipo en no encajar gol en los primeros 45 minutos en lo que va de 2018. En una tarde aciaga del ‘Pool’ en la gestación del juego en la medular, la grada se inquietó ante el desempeño de sus futbolistas.

Klopp movió ficha ante la incapacidad del Liverpool de llegar con peligro al área rival. Clyne y Miliner sustituyeron a Alexander-Arnold e Ings. El asedio ‘red’, llegaron a superar el 70% de posesión, fue la constante vital del partido en el tramo final. Por mediación del balón parado llegó con mayor peligro el cuadro de un Klopp que reclamó un posible penalti de Shawcross que interceptó con la mano un centro de Wijnaldum.

El propio defensa de los visitantes tuvo la más clara de los de Lambert. En el segundo palo apareció totalmente solo para echar fuera el balón colgado por Shaquiri y acabar con las esperanzas del Stoke. Buscó la victoria de todas las formas posibles un Liverpool que tropezó por segunda jornada consecutiva en la Premier y permitió al Chelsea soñar con la Champions. Solo Manchester United, West Bromwich, Porto y Stoke pueden presumor de haber dejado su puerta a cero esta temporada en Anfield.

Deja un comentario