Columnas

Con tecno-política estarán presentes los jóvenes en comicios

DESINTERÉS.- Aunque hay quienes piensan que los jóvenes serán los que definirán el resultado de la elección presidencial, ello parece poco probable que suceda mediante el voto dado su desinterés, pero, en cambio, su participación intensiva y masiva en  redes sociales sí podría influir.

A hombres y mujeres de esa edad lo que interesa es resolver sus problemas del día a día por no estudiar, no trabajar, emplearse eventualmente o ser informal, y creer que si no tienen oportunidades de desarrollo es por un deficiente desempeño personal, porque están fallando, y no por la ineficiencia de los gobiernos que les han tocado desde que nacieron, por el contexto social y las políticas económicas que los afectan y hacen que les vaya mal.

A ellos no les importan los partidos políticos, los candidatos ni las elecciones, les da igual quién sea Presidente de la República, diputado, senador, alcalde o gobernador, pues no confían en que su situación mejore en los próximos años. Están desilusionados, desesperanzados y desinteresados. Sin embargo, hay estudiosos de la peculiaridad sicológica, sociológica y social de los jóvenes que sostienen que ellos sí definirán el resultado, en parte con su voto, pero más que nada, a partir del activismo en las calles y en las redes sociales, donde pueden sin compromisos apoyar a tal o cual, hablar bien o denostar.

Los optimistas estiman que aunque marginados tradicionalmente de la oferta electoral, renuentes a las políticas institucionales y sumidos en sus intereses de corto plazo, votarán 60% de los poco más de 25 millones de jóvenes de 18 a 29 años registrados en el Padrón Electoral. -Su participación en procesos presidenciales anteriores fue de 67% en 2000, 49% en 2006 y 63% en 2012-.

Una característica del comportamiento del voto joven es que los primo votantes de 18 y 19 años son quienes más participan, los de 20 y 24 años son quienes  más rechazan las elecciones y se abstienen, y entre los de 25 y 29 años, hay variaciones. Para algunos académicos la mayor intervención de los jóvenes será a través de la tecno-política, que tendrá una incidencia importante, porque podrán detonar debates en las redes sociales e inducir el voto, y posiblemente se confundan con bandas de hackers jóvenes que se dedican a la difamación, a la difusión de noticias falsas, y que son mercenarios de la política al servicio de quien los contrata. En México hay 70 millones de internautas y 36% tienen entre 18 y 34 años.

ENIGMA.- Hace días corrió la versión de que Enrique Peña Nieto dijo a empresarios que no pedirá a José Antonio Miade declinar en favor de Ricardo Anaya, que no intervendrá en la elección y que respetará el resultado. Si esto fue así, Peña Nieto no teme la llegada de Andrés Manuel López Obrador al gobierno. Tal vez  porque el candidato de Morena, PT y Encuentro Social ha afirmado que no va a enjuiciar a Peña Nieto y que no habrá persecución, o tal vez porque piensa que no hay delito alguno que se le impute, o porque como dio a conocer Jorge Castañeda, coordinador de campaña de Ricardo Anaya, Peña y AMLO ya concretaron un pacto de impunidad. Usted ¿qué cree? La Presidencia afirma que es noticia falsa y López Obrador que es una volada.

¡AGUAS!.- En medio del apogeo de las campañas políticas de los aspirantes al gobierno de la Ciudad de México, la población padece, no escasez ni insuficiencia, sino falta total de agua potable y su situación se agrava a causa de las altas temperaturas. Ante ello y no obstante que se trata de un problema de urgente atención, ni Claudia Sheinbaum ni Alejandra Barrales ni Mikel Arriola plantean soluciones reales.

La primera pretende traer agua de Hidalgo –algo parecido al Cutzamala-, la segunda   no ha hecho propuestas sobre el tema, y el tercero invertirá 20 mil millones de pesos para reducir fugas, buscar nuevas fuentes de abasto e Instalar dos millones de sistemas de captación de aguas pluviales. En tanto, la falta de agua se agudiza y afecta a casi 900 mil habitantes de 7 delegaciones.

PREMONICIONES.- El Tribunal Electoral y el Instituto Nacional Electoral no están confrontados, están firmes y unidos, el fantasma del fraude electoral está descartado, el asesinato de candidatos es preocupante pero no se trata de violencia política que pongan en riesgo el proceso, hay confianza en que participará el 70 por ciento de los electores, la del 1 de julio será la elección más grande de la historia por el número de puestos de elección en juego y por el rol que tendrán que cumplir un millón 400 mil ciudadanos como funcionarios de casilla, y por el mundial de futbol no hay temor de que la gente deje de ir a votar. Así lo consideraron en entrevista conjunta para el Universal (11-06-18), la presidenta del Tribunal, Janine Otálora y el presidente del Instituto, Lorenzo Córdova.

Deja un comentario