Columnas

Relaciones Comerciales

González y Sandoval.

Platicando con Fernanda Sandoval Jimenez, me dijo creo Martín que la mejor forma de ilustrar lo que son las relaciones comerciales es hablar de su historia, la idea no sonaba nada mal, el autor que sugirió ella era aún mejor, claro en la siguiente intervención hablaremos de mexicanos.

El gurú de la mercadotecnia es Al Ries, presidente de la firma Ries & Ries y de Perry Lowe, observador de tendencias comerciales.

Ellos reforzaron las siguientes ideas;

  • 1. Empiece con la familia. Quizá aprovechar a la familia para las grandes ideas sobre un negocio no parezca muy apropiado como primer paso. De seguro, una vez que haya concretado su idea, les solicitará efectivo pero, ¿cuánto podrá aportar su padre o su tía para un proceso que está en pañales?… Muchísimo. Desde luego Donald Trump no dudó un instante en aprender de su padre Fred todo sobre bienes raíces. Fred administraba una pujante compañía de bienes raíces, cuenta Ries. Trump tuvo la magnífica idea de capacitarse antes de arrancar y convertirse en uno de los más sobresalientes constructores y fraccionadores del país. Si su padre no le hubiera proporcionado las bases y el adiestramiento para crear un negocio sin igual, Donald Trump no ocuparía el lugar que tiene ahora. “Desafortunadamente, muchos insisten en iniciar una empresa sin ayuda de su familia, lo cual me parece una tontería”, agrega Ries.
  • 2. Pida ayuda a sus amigos. Ries sostiene que es muy limitante depender sólo de las ideas propias, sobre todo si la creatividad no es su fuerte. Esto es razón suficiente para escuchar las ideas de los otros, agrega Ries. Si usted tiene 15 ó 20 amigos, hay muchas probabilidades de que algunos le den ideas de negocios increíbles. Ries comenta que, si no hubiera sido por Steve Wozniak, gran amigo de Steve Jobs, Apple Computer no existiría. Jobs no sabía nada de computadoras; en cambio, Wozniak era el genio de la computación y fue el creador de la primera computadora Apple. Jobs tenía ojo para los grandes negocios y percibió el potencial de mercadotecnia para fabricar un nuevo tipo de computadora.
  1. Revise todo lo que le molesta. Quizá esto no le motive mucho, pero Ries afirma que, hacerlo, ayuda bastante a encontrar las grandes ideas comerciales. Cuenta lo irritado que estaba Kemmons Wilson en la década de los sesenta, cuando el propietario de un motel le quiso cobrar un precio adicional por cada uno de sus cinco hijos. Su indignación fue tal que se fue y comenzó el Holiday Inn en Tennessee –ahora una de las mayores cadenas hoteleras del mundo. De igual forma si King C. Gillette no hubiera estado tan fastidiado con el tedioso proceso de afilar su navaja de barbero –anota Ries– no hubiera fundado la masiva industria de rastrillos desechables”.

Como historias de vida normales, cotidianas se convierten en grandes proyectos, bueno habrá que acércanos a los Licenciados en Relaciones Comerciales, para que nos platique del detalle fino…

Deja un comentario