Columnas

Andrés Manuel, entiende, Bartlett no te conviene …..

  • Tienes enquistado a un súper enemigo en tu equipo de Regeneración Nacional
  • Todo lo que toca el impune de Manuel Bartlet Díaz, lo pervierte
  • Manuel Bartlet se caracteriza de ser antidemocrático e intolerante

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

blasalejo@yahoo.com

Los elementos de crítica constructiva siguen ventilándose en todos los medios de comunicación de México, ahora con el cambio que se avecina con Andrés Manuel López Obrador.

Manuel Bartlet Díaz, un político acaudalado de quien se creía que su carrera política terminaría con la senaduría que actualmente viene ocupando en la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión, llegaría a su final.

Pero no es así.

Hábil, astuto, audaz e intrépido, Manuel Bartlet Díaz -el hombre del sistema salinista que por azares del destino la balanza de la justicia no lo ha tocado, que paradójicamente ni siquiera podría pisar Estados Unidos debido a que tiene cuentas pendientes con la justicia americana-, anda tan campante como si no hubiera hecho nada cuando tiene un pasado más negro que el personaje que le diera “vida” en la historieta comic creada por Yolanda Vargas Dulché, Memín Pingüín.

En los principales titulares de diversas revistas críticas, como Proceso, consigna que el pasado de Bartlet lo estigmatiza, ya que es responsable intelectual y material de infinidad de fraudes electorales, es acusado de represión y hasta de homicidio, cuyos delitos gravitan en torno del político poblano.

En este contexto, en una entrevista que le hizo el periódico Reforma, en 2017, Bartlett afirmaría que Salinas de Gortari perdió la elección de 1988, y que se manipularon las cifras para no reconocerle la victoria a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

López Obrador, advierte la revista de Julio Sherer Ibarra –compadre de primer grado de López Obrador-, lo hará director de la Comisión Federal de electricidad (CFE), pese a que su nombre –que evoca las prácticas más oscuras del priismo del Siglo XX-, está irremediablemente ligado al asesinado de Manuel Buendía Tellezgirón y el fraude de 1988, entre otros asuntos judiciales.

Entre la explosividad de los “agentes políticos del México Moderno”, el hijo de Manuel J. Clouthier sentencia: “Es la antítesis de los valores democráticos que deberían distinguir al gobierno que va a empezar”.

Y efectivamente, Clouthier junior (Carrillo, es su segundo apellido), tiene razón que encajada con la cruel realidad que vive el quehacer político mexicano.

Es como si en una tienda de conveniencia enclavada en un moll al muy estilo estadounidense o europeo, vendieran trajes rotos a la medida para revestir a un sujeto que no solo está más que estigmatizado por la sociedad, sino acusado de delitos de lesa humanidad como es el homicidio colectivo.

A Bartlet le quedaría bien ese traje, el del desprestigio, corre entre la vox populi.

Ese político de “mano dura”, habilidosamente engaño al pobre de López Obrador, ya que si bien el poblano lo “deslumbró” que conforme a su actuación dentro del Senado de la República en la defensa de la Política Energética, para el tabasqueño está plenamente convencido que Bartlet sería parte de la salvación de la riqueza de las tierras aztecas.

Sin embargo, Batlet arrastra una cobija que aun viene embarrando ríos de sangre, y lo peor del momento, López Obrador no repara que Bartlet fue el principal acosador y persecutor de la oposición y represor de periodistas, incluido el brumoso homicidio en contra del periodista michoacano Manuel Buendía Tellezgirón, quien a través de su columna Red Privada que se publicaba en el periódico Excélsior, fue el principal denunciantes de las corruptelas del desaparecido ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado.

La periodista Lili Téllez, de SDP-Noticias, precisó en su glosa que “todo lo que toca Manuel Bartlet, lo pervierte”.

Y abunda: López Obrador dice que pretende la Regeneración Nacional, pero es imposible que él, que un líder busque esa meta, tenga en su equipo a un tipo de memoria de tan denigrante como Manuel Bartlet Díaz.

Batlet es un acaudalado político que en cuanto vio canceladas sus opciones para seguir viviendo del régimen, se enquistó en las filas de López Obrador.

Y gracias a su astucia se convirtió en senador del PT por la vía plurinominal obviamente.

Muchos seguidores de López Obrador son muy jóvenes, menores de 30 años que ignoran la perversidad de este hombre.

Aquí quiero recordar algo de su pasado, de su desempeño como secretario de Gobernación en el sexenio de Miguel de la Madrid.

En 1984 fue asesinado el periodista Manuel Buendía.

Lo mataron dos empleados de Bartlet.

Por este homicidio fueron sentenciados José Antonio Zorrilla Pérez y Juan Rafael Moro, director y agente de la Dirección Federal de Seguridad. Pero el jefe de ambos, Manuel Bartlet, resultó impune.

Luego en 1985, agentes de la misma Dirección Federal de Seguridad, secuestraron al agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar. Testigos protegidos señalaron que el propio Bartlet participó en la tortura y asesinato del agente.

También en 1985, después del sismo, se encontraron decenas de cuerpos torturados y esposados entre los escombros de la procuraduría del DF. Eran auténticos calabozos de la Edad Media, igualitos. Operaban en las instituciones de “justica” bajo la complacencia del secretario de Gobernación, Manuel Bartlet.

En 1986, en Chihuahua, un candidato panista, Pancho Barrios, obtuvo la ventaja electoral para ser gobernador de ese estado, pero Bartlet se metió, y en forma fraudulenta le dieron la gubernatura al candidato que iba perdiendo, el del sistema, el del PRI. A esto se le conoció como “el fraude patriótico”.

En 1988, Cuauhtémoc Cárdenas recibió una votación histórica como candidato a la Presidencia. Iba ganando las elecciones. Pero el equipo al mando de Bartlet, supuestamente y convenientemente falló. Horas después anunció el triunfo del candidato priista Carlos Salinas de Gortari, y a este episodio se le bautizó como “La Caída del Sistema”. Famosa y vergonzante.

Manuel Bartlet se caracteriza de ser antidemocrático e intolerante.

Hace apenas unas semanas, el ex líder nacional del PRD, Carlos Navarrete, lo llamó “asesino”.

Un individuo como él, no puede ser considerado de un proyecto de Regeneración Nacional.

¡Cuidado, Andrés Manuel!

Porque este personaje pervierte todo lo que toca, puntualiza Lili Téllez.

Así que Andrés Manuel, entiende, Bartlet no te conviene…

Deja un comentario