Geek Tecnología

El FBI advierte sobre la posibilidad de un ataque masivo a cajeros automáticos.

En los últimos años hemos observado un incremento en el número de ciberataques perpetrados por hackers cuyo objetivo es afectar los equipos de los usuarios sin su consentimiento para generar ganancias económicas. A pesar de que este tipo de actividades puede afectar a cualquier persona, uno de los objetivos principales de los cibercriminales son las instituciones bancarias. En este aspecto, recientemente el FBI advirtió ante un posible ataque a cajeros automáticos a nivel global.

La noticia llega por parte de Brian Kebs de la firma de ciberseguridad Krebs on Security, quien afirma haber obtenido un documento del FBI en el que se advierte a diferentes instituciones bancarias de un posible ataque a cajeros automáticos para robar millones de dólares.

Según Kebs el documento fue emitido el pasado viernes 10 de agosto y en él se advierte “que en los próximos días habrá una ejecución global dirigida a cajeros automáticos por parte de hackers” debido a una brecha de seguridad en un emisor de tarjetas que no ha sido especificado en el documento.

Por otra parte, el documento menciona que el FBI ha recibido reportes “que indican que un grupo de hackers planea llevar a cabo un ataque basado en un esquema de retiro de efectivo en cajero automático en los próximos días, el cual probablemente esté asociado con una brecha de seguridad desconocida dentro de un emisor de la tarjeta, lo que permitiría explotar algo comúnmente denominado ‘operación ilimitada'”.

La operación ilimitada hace referencia a una acción que permite que un usuario de tarjetas de crédito pueda realizar compras y retirar dinero de cajeros automáticos sin límites establecidos. Es importante mencionar que la operación ilimitada únicamente se puede activar a través de un malware que tiene la capacidad de acceder a la información de tarjetas de crédito y a las redes de las instituciones bancarias.

Una vez dentro del sistema, los cibrecriminales pueden desactivar los controles de fraude, obtener los datos de las tarjetas de crédito, modificar los límites de retiro de efectivo de los cajeros automáticos y vaciarlos con un par de operaciones. De igual manera, los hackers también podrían clonar las tarjetas a través de la banda magnética en tarjetas desechables.

Según el FBI, el plan de los hackers sería atacar en un fin de semana ya que los bancos están cerrados y realizar compras y retiros de manera coordinada en un lapso de tiempo determinado en diferentes partes del mundo para después desaparecer el dinero. Por último, el organismo advirtió que este podría ser el inicio de una nueva modalidad de ataques por lo que le recomienda a las instituciones bancarias modificar sus medidas de seguridad.

Deja un comentario