Nacional Política

Velasco será gobernador, senador y coordinador al mismo tiempo

Cuando Manuel Velasco Coello rinda protesta el primero de septiembre, se siente en su escaño del Senado de la República y asuma el control como coordinador de la bancada con sus otros cinco compañeros, terminará una saga política y de la más absoluta “grilla”, en donde la legalidad casi se esfuma. El personaje no tendría tanta responsabilidad, salvo asumir el complicado camino que asumió para ser legislador y en el cual tuvo “ayudas institucionales”.

Muy lejos, y perdido entre la bruma mediática, quedan aquellas frases pronunciadas apenas en marzo de este mismo año donde aseguraba que no sería senador, tal y como se rumoraba de manera cada vez más constante; que prefería mantenerse en su puesto como gobernador y cumplir con el mandato constitucional hasta la fecha marcada del 8 de diciembre.

Pero algo pasó, o se vieron escenarios políticos distintos, por lo que “de última hora” el partido decidió postularlo en lugar de Jesús Sesma Suárez, coordinador de los diputados del Verde, que se encontraba en el lugar número 2 de la lista nacional; esto ocurrió cinco días antes de la elección del 1 de julio lo que dejaba un margen escaso a las autoridades para revisar el caso.

Fue así que el sábado 30 de junio -a menos de 24 horas de la jornada electoral- el Instituto Nacional Electoral (INE) avaló en sesión extraordinaria su inclusión de último momento en la lista nacional de senadores plurinominales del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Le sirvió el camino marcado por la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) respecto a la candidatura de Miguel Ángel Mancera, ex jefe de gobierno de la Ciudad de México.

La Sala Superior resolvió que “los gobernadores en funciones están legalmente facultados para ser postulados como candidatos al Senado en la lista nacional, por los partidos políticos”. Una argumentación que hizo levantar a más de uno las cejas, pues ya no se seguían a plenitud los criterios constitucionales. Como sea, Velasco Coello ya estaba “en la jugada” plurinominal.

Pero la tranquilidad del proceso se vio rota cuando el 4 de julio el PRD presentó una impugnación ante la Sala Superior del TEPJF: consideró ilegal la sustitución solicitada, “careció de fundamentación, motivación, congruencia, certeza y legalidad”, pues la ley establece que el plazo para sustitución de candidaturas vence 30 días antes de la elección. Una vez el político chiapaneco veía nubarrones rumbo al recinto senatorial de Paseo de la Reforma.

Sin embargo, una semana después, el 11 de julio el Tribunal Electoral desechó la impugnación a la candidatura al Senado de Manuel Velasco Coello; de manera unánime se estableció que el recurso legal presentado por Horacio Culebro Borrayas era improcedente ya que esta persona “carece de interés jurídico” para impugnar que el Partido Verde lo haya designado en su lista de plurinominales.

Ahora solo faltaba un nudo gordiano por resolver: ¿cómo llegar al Senado y no dejar el cargo de gobernador que vence el 8 de diciembre? La respuesta la tuvo el Congreso chiapaneco en una “jugada” por demás inédita: apenas el 24 de agosto modificó cuatro artículos de la Constitución local, lo que permitirá al gobernado tomar protesta como senador en la próxima legislatura, sin que tenga que renunciar a su cargo.

De esta forma, ahora la renuncia puede ser solamente expresa, sin ser por una causa grave; a su vez, si quien sea nombrado mandatario interino ya había sido gobernador en el mismo periodo, no tiene que rendir siquiera una nueva protesta.

Tan simple como el que Manuel Velasco puede, sin ningún impedimento legal, solicitar licencia en el Senado, dejarle a alguien más la coordinación de la bancada, y volver a Chiapas, donde en calidad de gobernador interino estaría en funciones hasta diciembre. Una condición que hasta donde se recuerda no ha ocurrido y con la que se juega peligrosamente a ser impugnada, incluso hasta en la Suprema Corte, pues la Constitución no establece esas posibilidades. Un expediente abierto de aquí al 8 de diciembre para quien busca, laicidad aparte, “en misa y en la procesión”.

Deja un comentario