Columnas

De la tiranía de Luis XVI a la democracia contemporánea

  • Quienes deben mandar en una democracia son las mayorías, admite el Doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez
  • Quien se opone a la aspiración del pueblo va a contracorriente y está perdido
  • Lo que tenemos que entender es que primero es el pueblo

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

blasalejo@yahoo.com

En su análisis político-jurídico transmitido por Antena Radio del Instituto Mexicano de la Radio (IMER), el Doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez hace un reconocimiento sobre los nuevos cambios democráticos que vive la contemporaneidad de México, partiendo del paradigmático absolutismo del Rey Luis XVI de Francia, y las transformaciones que se han vivido a través de los siglos.

Indica que no cabe duda que se viven tiempos nuevos, pero hay un tema que quisiéramos resaltar: quienes deben mandar en una democracia son las mayorías.

Hace referencia en el sentido que a lo mejor nos gusta o no nos gusta a algunos, pero las mayorías son las mayorías, esa es la base de la democracia.

Rememora que cuando el pueblo de París se levanta en contra del tirano Luis XVI de Francia, lo que imperaba eran las necesidades de la mayoría, las aspiraciones de la mayoría.

Y abunda: Después en el frontón de París se reúne un grupo de ciudadanos tales y cuales, que encuentran de pronto, en una especie de iluminación republicana, los elementos fundamentales de la democracia occidental.

Por supuesto –afirma- tenían formación, tenían elementos de articulación política, pero fundamentalmente eran las aspiraciones del pueblo. Entonces –subraya- quien se opone a la aspiración del pueblo va a contracorriente y está perdido.

Enfatiza: Lo que tenemos que entender es que primero es el pueblo, sus requerimientos, sus necesidades, sus aspiraciones y después son los intereses de una clase política acostumbrada a estar separadas de ese pueblo, acostumbrada a estar y a andar en grandes vehículos negros de determinada marca y establecer que su importancia va en proporción a la marca del vehículo que ocupan.

Quien aspire a gobernar a este pueblo –precisa- tiene que estar a ese nivel, al nivel de sus necesidades. Y por eso es que Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones, un presidente que va y se mueve en los elementos y vehículos en los que se mueve todo el pueblo evidentemente está cerca de él.

Y no entiendo –remarca- a aquellos todavía gobernadores de las entidades federativas que tienen una casa de gobierno alejada del pueblo, con múltiples lujos y que no entiende que los tiempos han cambiado

“Y como Luis XVI que no entendió que los tiempos habían cambiado y como Nicolás II que no entendieron que los tiempos habían cambiado, pues están destinados a sucumbir ante la democracia y los nuevos tiempos”, sentencia el Doctor en Derecho Miguel Arroyo, quien es titular de la Sexta Sala del Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Deja un comentario