Ciencia Columnas

El ruido en el mar pone en peligro a los peces que cantan

Por: Allie Ann

El ruido en el agua viaja mucho más rápido que por el aire y llega a propagarse a distancias muy lejanas, afectando a los animales acuáticos.

Los peces que cantan

Los gobios son una especie de peces que viven en aguas poco profundas, sobre todo cerca de las costas suecas. Miden entre 4 y 9 cm y se comunican con sonidos para aparearse.

Los machos cavan un agujero en la arena o se acomodan en una almeja vacía para esperar a que una hembra pase a inspeccionar el nido. El macho produce una especie de canto que es crítico para que la hembra escoja, o no, emparejarse con él.

Según el tipo de gobio, el llamado puede parecer un ronroneo como el de un gato o un intenso grito, similar al de los pájaros carpinteros.

Aún no se sabe qué tipo de información contiene el sonido que emite el macho, pero es indispensable para la reproducción de esta especie. Después de aparearse las hembras se van, dejando al macho a cargo del cuidado de los huevos hasta que nazcan.

El ruido interfiere en la reproducción

Estudios han comprobado que los peces que habitan ambientes muy ruidosos son mucho menos propensos a reproducirse y en algunos casos lo vuelve imposible. Investigadores de la Universidad de Gotemburgo descubrieron que a pesar de que algunos peces logran aparearse en estas condiciones, más de la mitad de los huevos mueren antes de brotar.

El ruido de los mares, que proviene de las grandes ciudades y los barcos, altera las condiciones de vida de los animales acuáticos, disminuyendo su reproducción y modificando su comportamiento.

Deja un comentario