Columnas Cultura

Juana “La Loca”, la reina que no llegó al trono

Por: Allie Ann

Era hija de los Reyes Católicos y se llamaba Juana I de Castilla; sin embargo, todos la conocían en Castilla como “La Loca”. Todo comenzó cuando esta mujer se casó con con el archiduque de Austria, Felipe “el Hermoso”, heredero también de las casas de Borgoña y Hasburgo.

Este matrimonio fue ideado como una estrategia para hacer una alianza en Europa contra la monarquía Francesa. De acuerdo con historiadores, este matrimonio fue de múltiples disputas, pues se decía que el rey era “mujeriego” y la reina muy celosa, motivo que la llevó a la locura y a tener múltiples embarazos.

A pesar que el rey Felipe llegó a gobernar Castilla, se dice que hubo una disputa con el rey Fernando el Católico, lo que alteró a Juana.

Posteriormente murió el rey Felipe, y se dice que la reina desató polémica entre la población por la actitud que tuvo durante el cortejo fúnebre de su marido. Así que quien se supone que debía gobernar era Juana, pero su padre la recluyó en Tordesillas, en donde pasaría los últimos 46 años de su vida.

Durante este encierro se rumoró que estaba endemoniada porque no quería escuchar misa, incluso que su hijo Carlos trató de imponerle la fe cristiana. Lo que quizá tenía realmente era soledad y depresión, pero hasta estos días los historiadores no han podido dar una respuesta certera.

Deja un comentario