CDMX

Ellos fueron los seis tiburones de la ALDF

Fueron Jorge Romero (PAN), Leonel Luna (PRD), José Encarnación Alfaro (PRI), Iván Texta (PRD), Adrián Rubalcava (PRI) y César Cravioto (Morena) quienes se convirtieron a lo largo de tres años en los tiburones de la Asamblea Legislativa.

Destacaron por sus posicionamientos, su capacidad para negociar y su ferocidad para defender sus territorios. Ahora que termina la legislatura, ¿a dónde va cada uno de ellos?

Jorge Romero, al Congreso federal

Se consolidó como líder panista en la ciudad y ello le permitió ser el coordinador de los diputados blanquiazules en la Asamblea, pues siete de ellos pertenecían directamente a su grupo.

Romero refrendó su fuerza en la delegación Benito Juárez, donde el PAN ganó nuevamente la alcaldía, fue electo como legislador federal y aspiraba incluso a coordinar la bancada de los panistas en la Cámara de Diputados. No era una mala carta: es un panista con fuerza que ha trabajado toda su carrera con los que hoy están en Morena. Pero el lugar se lo ganó Juan Carlos Romero Hicks, de Guanajuato.

Leonel Luna, a la banca… por ahora

Como presidente de la Comisión de Gobierno, siempre fue la cara visible de los perredistas en el recinto legislativo pese a que no gustaba mucho de los reflectores, pero siempre estuvo en la mesa de acuerdos de temas relevantes y acompañando al Jefe de Gobierno.

El perredista aspiraba a una curul federal pero los resultados electorales no le favorecieron a su partido. Hoy su futuro político está en la incertidumbre después de ser uno de los hombres más poderosos de la ciudad, alguien que convirtió a Álvaro Obregón en su fortaleza y que ahora perdió en  manos de Morena. Tenía fuerza real, no se descarta que vuelva pronto a los escenarios, pues no dependía de otros políticos. Ya hizo explícito, por lo pronto, su deseo de dirigir el PRD capitalino.

José Encarnación Alfaro, a la banca

El diputado priísta participó al inicio de la Asamblea en la Comisión Especial para la Reforma Política del DF, también destacó por sus posicionamientos y fue de los más críticos a la figura del Gobierno de Coalición.

Buscó una senaduría pero los resultados de su partido no lo permitieron y ahora aspira a ser el presidente del PRI CDMX aunque esperará a la publicación de la convocatoria oficial. Es un alfil importante del PRI por su habilidad negociadora, pero no tiene fuerza propia y dependía de sus contactos federales. Quedará en la banca por un rato.

Iván Texta, a la banca

Su preparación en contabilidad y maestría en Impuestos por la UNAM permitieron al perredista destacar en la presentación de iniciativas, políticamente fue muy duro al ser quien se lanzó por la destitución del ex delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, y fue uno de los principales promotores del Sistema Anticorrupción que no se concretó.

Buscó ser candidato a una diputación federal pero no fue elegido, aunque consiguió incluir a su hermana  Milagros Texta como aspirante a una curul. �?l se integró al equipo de campaña de Alejandra Barrales en busca de un espacio en el gabinete en caso de que el Frente ganara, pero perdieron la elección.

Adrián Rubalcava, a su territorio

Hábil para la negociación y facilidad para los acuerdos, Rubalcava presumió siempre haber sido el diputado con más votos en la ciudad, y no le costó trabajo obtener espacios relevantes como la presidencia de la Comisión de Administración Pública y la secretaría de la Comisión de la Auditoría Superior, desde donde cuestionó la actuación de varios delegados y de sus informes a la asamblea.

Tras las elecciones de julio, se convirtió en el único alcalde priísta que habrá en la Ciudad de México. Regresará a gobernar la delegación Cuajimalpa por un segundo trienio y se dice dispuesto a generar acuerdos con la próxima Jefa de Gobierno de Morena.

César Cravioto, al gobierno central

Como coordinador del grupo parlamentario de morena en la Asamblea legislativa, fue la voz más crítica y visible de ese partido; cuestionó al gobierno central, a los dirigentes sindicales del gobierno capitalino y del cuerpo de bomberos, el manejo de los recursos para la reconstrucción y la iniciativa del Sistema Anticorrupción. No fue un pilar de acuerdos, pero fue una voz incómoda y un veto a considerar en la Asamblea legislativa.

Deja un comentario