Columnas

Fuerza UNAM

Habrá que dimensionar lo ocurrido en la UNAM, sin minimizar la gravedad de la agresión y exigir, no sólo el castigo a los autores materiales, porque también debe existir alguien que los envió, que también deberá ser investigado. El golpe fue certero, porque un grupo de 60 jóvenes puso en jaque a una comunidad de casi 350 mil estudiantes.

¿A quiénes beneficia la agresión? Las respuestas serían preguntas de investigación, para empezar con los ya identificados y seguir la cadena; habrá que recordar la historia de los grupos agresores, que llevan décadas enquistados en instituciones educativas, principalmente con influencia en la zona norte del Valle de México, es decir la Federación de Estudiantes de Naucalpan (FEN) y el Grupo “3 de Marzo”.

La fuerza de la UNAM radica en su comunidad académica, cuya inmensa mayoría está en clases, investigadores, maestros y alumnos, éstos últimos los de mayor volumen, para el ciclo escolar 2016-2017 fueron un total de 349,539, de los cuales 30,363 eran de posgrado; 205,648 de nivel superior, y 112,624 de media superior, de los cuales correspondieron 51,645 a la Escuela Nacional Preparatoria y 58,587 al Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH); completaron la cuenta 2,392 de iniciación universitaria y 904 del propedéutico de la Facultad de Música.

Un elemento más de fortaleza: el egreso en el ciclo 2015-2016 fue de 32,974 en licenciatura; 28,157 en bachillerato, 15 a nivel técnico; además de 3,558 en maestría y 868 en doctorado.

Los planteles de la Universidad Nacional padecen lo que toda la zona metropolitana y todo el país: inseguridad.

Cierto, también hay retos internos como el requerimiento de más maestros, así como infraestructura, la comunidad es exigente y siempre demanda más.

Hay que visualizar también que hay un reacomodo de grupos de poder, y los que se quedan sin él en el país. Buscarán nichos donde incubar y ver la posibilidad de sobrevivir. De ello la UNAM tampoco es ajena.

El rector Enrique Graue tiene enfrente un reto y un desafío, en los próximos días y meses sabremos el por qué lo eligió la Junta de Gobierno. Veremos su talento y visión para llevar a la institución a buen puerto, en los mares turbulentos de la nación.

Textualmente hay que decirlo: La UNAM está inmersa en los problemas de la nación, la inteligencia y prudencia de su comunidad la llevarán a buen puerto. El espíritu de un pueblo.

En Twitter @TXTUALes En Instagram @villasana10

Deja un comentario