Columnas

Un riesgo ser joven

Sin Estado no hay democracia posible y éste falla en una de sus funciones básicas: la seguridad a los gobernados. Mucho se habla de la alarmante cifra de homicidios, pero la realidad más dolorosa, como lo vivimos con el caso Ayotzinapa, es la desaparición de los seres queridos. Ninguna autoridad ha sido capaz de detener este terrible fenómeno social.

Alarmante, pero el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) al 30 de abril, pasado, registró 37,435 personas no localizadas o ausentes. Uno de cada tres es joven.

Tristemente, los jóvenes son un grupo vulnerable, porque está el caso de los 300 cadáveres sin identificar en Jalisco; las fosas de Veracruz, de Guerrero, donde aún no concluye la investigación de los 43 de Ayotzinapa, en todos los casos un gran número de jóvenes.

De acuerdo con cifras oficiales, uno de cada tres desaparecidos es joven, como dijimos. El nivel de inseguridad denota fallas en los tres niveles de gobierno, porque ninguno se salva.

Parece absurdo, pero habría que hacer un “atlas de riesgo” para niñas, niños, adolescentes y jóvenes. Hay que resaltar que hora no pueden jugar en las calles, por la inseguridad, claro, incluso, en algunas zonas ir a la tienda de la esquina es bajo su propio riesgo.

La impunidad y corrupción en los cuerpos de seguridad, así como en las áreas de procuración y administración de justicia, son el principal detonante de una criminalidad galopante.

Además, las cifras al corte de abril indican que, del total de desaparecidos, 1,170 corresponden al fuero federal y 36,265 a fuero local; es el estado de Tamaulipas el que mayor número de desaparecidos, agrupa con 6,131 víctimas, seguido por el Estado de México con 3,918 casos.

Aun con la tecnología, aún no es posible saber al momento cuántos de los desaparecidos fueron localizados y los nuevos registros que se suman.

Textualmente hay que decirlo: Faltan 43 normalistas, en un país en el que hay más de 37 mil desaparecidos, de los cuales los jóvenes superan los 12 mil. El desarrollo del país va contracorriente hasta que no modifiquemos el rumbo y demos las condiciones para que los jóvenes sean la palanca de desarrollo de la nación y hay que empezar por la seguridad.

En Twitter @TXTUALes y en Instagram @villasana10

Deja un comentario