Nacional Política

Martí Batres tiene futuro en Morena

La familia de Martí Batres Guadarrama es de origen sencillo, trabajador y de lucha social: su bisabuelo, Néstor Batres, trabajó las minas de Real de Catorce, en San Luis Potosí, a principios del siglo XX. Sus padres, Cuauhtémoc y Rosario participaron en el movimiento magisterial encabezado por Othón Salazar de 1956 a 1959.

Entonces Martí Batres trae en la sangre el interés por movilizar y encabezar movimientos políticos y sociales, de ahí nace su profundo deseo por gobernar la Ciudad de México, de esa historia personal y familiar, por ello participado en la política desde los 14 años de edad, cuando contribuyó a la fundación del Partido Socialista Unificado de México, 8 años después, en 1989 hizo lo mismo con el PRD.

En 1985, a raíz de los sismos del 19 de septiembre de aquel infausto año, intervino en el rescate, organización vecinal y reconstrucción en la colonia Doctores, donde surgió su interés por estudiar derecho.

Como estudiante de la UNAM, se integró al Consejo Estudiantil Universitario, que luchaba por la defensa de la educación pública y gratuita de la máxima casa de estudios. Fue elegido consejero técnico en representación de los estudiantes de la Facultad de Derecho, convirtiéndose en el primer activista de izquierda en lograr un triunfo electoral en esa facultad.

La gran aspiración política del hoy senador de la república permanece: quiere ser jefe de Gobierno de la CDMX, causa para la cual ha trabajado casi toda su carrera política y así ha conformado una estructura que en su momento apoye su anhelado propósito.

Para lograrlo, Martí Batres primero necesita que a la actual jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum, le vaya bien, es decir, que cumpla todas su promesas de campaña y logre subsanar las demandas más urgentes de los habitantes de la capital, logros que la ratificarán como un firme precandidato presidencial de Morena.

Entre 1997 y 2000, ya como perredista, Martí Batres fungió como coordinador de los diputados locales del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y como presidente de este cuerpo legislativo. También ha sido diputado federal (2000-2003) y funcionario capitalino: fue subsecretario de Gobierno (2003 y 2005) en la administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador y secretario de Desarrollo Social (2006-2011) en el gobierno de Marcelo Ebrard. Pero en septiembre de 2011, Ebrard lo removió de este puesto luego de que Martí Batres lo criticara públicamente por haber saludado al presidente Felipe Calderón. Junto a otros cinco correligionarios, contendió por la candidatura de la izquierda al GDF, pero perdió ante Miguel Ángel Mancera Espinosa.

Ese fue su primer intento y en el pasado proceso electoral nuevamente quiso ser el candidato de Morena, ahora contendiendo frente a Ricardo Monreal, Mario Delgado y Claudia Sheinbaum; cabe destacar que, después de que se dieran a conocer los resultados de la encuesta, Martí Batres fue el primero en reconocer la victoria de la exdelegada de Tlalpan.

Martí Batres es un político con una larga militancia siempre enfocada en la lucha social, su familia es de origen humilde y austera, la cual ha conservado hasta a la actualidad, por ello ahora y a pesar de ser el presidente de la mesa directiva, comenzó el llamado #TupperChallenge, que consiste en llevar comida de su casa, para no cargarla al erario de la Cámara Alta.

Sin duda, Martí Batres es hombre del futuro en Morena.

Deja un comentario