Columnas

¿Por qué esperar algo diferente?

Últimamente hemos ido viendo como México es un país de mera simulación, donde el gobierno simula que ataca a la corrupción y por otro lado es  mismo gobierno quien ha hecho que el sexenio que está por terminar vaya a ser recordado como uno de los más corruptos en la historia de este país.

Entonces, ¿por qué esperar algo diferente? El presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llegó a la presidencia haciendo historia, pues es uno de los presidentes que ha ganado la elección por un margen muy superior al candidato que quedó en segundo lugar con aproximadamente 53% de los votos emitidos el pasado 1º de Julio a su favor. Sin embargo, él ha dicho en repetidas ocasiones que él quiere pasar a la historia como uno de los mejores presidentes de la historia, dando a entender que a él no le bastará con tener el margen señalado, sino que también buscará dejar una huella en el país por su desempeño en el cargo.

La campaña presidencial (tercera de forma continua y me atrevería a decir interrumpida) de AMLO tuvo -en esta ocasión- al combate a la corrupción como columna vertebral, pues basta con revisar los debates presidenciales para darse cuenta que fue ese tema el que más tocó el hoy presidente electo.

Así que el hoy Presidente electo anunció hace unos días una lista con 50 lineamientos con los cuales se buscarán cumplir con el combate a la corrupción y la instauración de una política de austeridad, todo esto con el fin de crear un ahorro en los gastos del Estado mexicano. De la mencionada lista destacan los siguientes:

Lineamiento 1: Se reformará el Artículo 108 de la Constitución para agregar que el Presidente de la República en funciones puede ser juzgado por delitos de violación a las libertades electorales y por delitos de corrupción.

Lineamiento 2: Se suspenderán por completo fueros y privilegios para funcionarios públicos.

Estos me parece que van estrechamente entrelazados y dejan ver que realmente se va a buscar evitar la impunidad, la cual hoy en dia es mas que evidente en el país y para demostrarlo basta con ver que de las 873 denuncias realizadas por parte de la ASF, solo 17 han terminado con un servidor público o un privado en un juicio 17 y de ellas ninguno de los antes mencionados ha pisado la cárcel, como lo menciona el libro “La Estafa Maestra”.

Lineamiento 7: Todo funcionario deberá presentar su declaración de bienes patrimoniales; así como la de sus familiares cercanos y será pública y transparente en todos los casos.

Una gran iniciativa, sin embargo, cuando uno revisa las últimas declaraciones de AMLO tanto patrimoniales como de impuestos vemos que según las mismas, AMLO no es dueño de ningún inmueble y en los últimos años ha declarado un ingreso de cero pesos. Esto último a pesar de que su vida y varios escándalos en los que está involucrado su partido (MORENA) demuestren lo contrario.

Lineamiento 18: Se cancelarán fideicomisos o cualquier otro mecanismo utilizado para ocultar fondos públicos y evadir la legalidad y la transparencia.

Todo esto mientras su partido (MORENA) intenta solucionar un escándalo de PRESUNTA corrupción sobre el desvío de un fideicomiso originalmente destinado a la reconstrucción para las víctimas del 19S el cual fue presuntamente desviado a la campaña de AMLO y sus candidatos.

Lineamiento 19: Nadie tendrá guardaespaldas, solo los encargados de la seguridad.

Un tema que ha causado revuelo, pues una parte de la población considera que AMLO como jefe de Estado debe estar resguardado por el Estado Mayor Presidencial, mismo que se ha anunciado desaparecerá (como lo menciona el lineamiento 37) pues según al mismo AMLO “El pueblo se encargará de cuidarlo”

Lineamiento 37: El Estado Mayor Presidencial se incorporará por completo a la Secretaría de la Defensa y se ocupará de tareas de protección de espacios públicos, instalaciones estratégicas y de la seguridad de los mexicanos.

Lineamiento 45: Los contratos de obra del gobierno se llevarán a cabo mediante licitación pública, con la participación de ciudadanos y de observadores de la ONU.

Me voy a permitir tocar el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). AMLO menciona que los contratos de obra pública tendrán injerencia de la ciudadanía, incluso, ha mencionado que la decisión de si se sigue o no con la construcción del mismo será decidido en una consulta ciudadana. Aquí se vislumbra una situación de asimetría de la información (actividad considerada como corrupción) pues se mira complicado que un ciudadano común y corriente cuente con los conocimientos sobre dinámica de suelos, ingeniería, arquitectura, economía, vialidades, entre muchos otros tópicos que se deben dominar para tomar esa decisión y jugar con la ignorancia del pueblo para poder dar legitimidad a caprichos como este me parece de lo más bajo que se puede hacer. Sin embargo, coincido con el siguiente lineamiento.

Lineamiento 50: Se revisarán los contratos suscritos con empresas nacionales o extranjeras que se hayan otorgado mediante el influyentismo, la corrupción y causen daño a la hacienda pública. En caso de anomalías que afecten el interés nacional, se acudirá al Congreso de la Unión, a tribunales nacionales e internacionales; es decir, siempre nos conduciremos por la vía legal. No actuaremos de manera arbitraria ni habrá confiscación o expropiación de bienes inmuebles.

Una decisión acertada y necesaria. nuevamente me permito tomar al NAICM como ejemplo, pues sería adecuado que en lugar de poner en manos de la  ciudadanía la decisión de si se sigue o no con la construcción -costaría 160 mil millones de pesos para la construcción- se realicen una inspección por parte del Sistema Nacional Anticorrupción tanto de los estudios geográficos y económicos como de los contratos que se tienen y en caso de que se encuentre alguna anomalía ésta se resarza o en determinado caso se decida una nueva ubicación del mismo y viceversa, en caso de que todo ande bien la construcción continúe.

Entonces, ¿Realmente se puede esperar que este sexenio sea diferente? ¿Realmente se está predicando con el ejemplo como AMLO mencionó que se haría? ¿Este sexenio será el del cambio verdadero (aunque el equipo de trabajo de quien gobernará haya sido formado en la “cantera”-como decimos en el fútbol- del equipo contrario mismo que va de salida dejando el sexenio más corrupto de la historia? La respuesta es simple y confusa al mismo tiempo; por un lado, no se puede emitir juicio a algo que aún no sucede, por otro lado las cosas pintan para ser más complicadas de lo que nos lo venden.

Sin embargo, siempre se le va a desear lo mejor al Presidente electo, pues como se mencionó hace unos días: “Sí le va bien a el, le va bien a México”.

Deja un comentario