Columnas Educación

¿Se enseña la comprensión lectora?

Por: María Aguilera

El pasado 27 de enero se dio a conocer, en Mocorito, Sinaloa, la Estrategia Nacional de Lectura (ENL)[1]. Propósito fundamental de esta estrategia es dar un impulso fuerte a la lectura, a la comprensión, al acceso a los libros y al gusto por la lectura. De los tres ejes rectores:

¿Quién y cómo lee?,  La disponibilidad de libros y El atractivo que se puede sentir por la lectura, el primero, planteado como pregunta, me lleva a otro cuestionamiento:

¿Se puede enseñar la comprensión lectora? Comprender es fundamental para disfrutar de la lectura, comprender da motivos para seguir leyendo porque hay una atracción consecuente del placer de leer; cuando se ha comprendido en su cabalidad el texto leído es como accionar esa «llave que nos abrirá la puerta del saber», como señalaba Paz al referirse al lenguaje[2]. Asimismo, la comprensión ayuda a definir quién soy cómo lector y cómo leo. Con la intención de responder a la pregunta formulada ¿se puede enseñar la comprensión lectora? Y anticipando el papel que tendrán los docentes y la escuela en la implementación de la ENL, recordé la recomendación que hiciera el maestro Enrique Lepe para favorecer el desarrollo de esta habilidad en los alumnos y fortalecer el papel que desarrolla el docente en el aprendizaje de dar sentido al texto al apropiarse del lenguaje.

El libro recomendado es Enseñanza de la comprensión lectora de T.H. Cairney[3]. Para el autor comprender «significa saber por sí mismo, construir el significado y, en el proceso, aumentar la propia comprensión del mundo en toda su riqueza textual»[4] El docente diseña las situaciones de aprendizaje con lo que ayuda a sus alumnos a construir el significado, es decir a aprender por sí mismos.

En diez capítulos y en lenguaje sencillo, Cairney presenta sus postulados y desarrolla las estrategias para enseñar a comprender los textos literarios y los de «contenido concreto» que así se refiere a las variantes textuales como los textos expositivos. En esta propuesta, tanto el alumno como el docente desempeñan papeles que rompen con los paradigmas tradicionales de transferir información.

En esta publicación el docente encontrará la teoría y la metodología para generar en el aula un ambiente propicio para la lectura gozosa, para el diálogo reflexivo que facilite la comprensión del texto leído y la posibilidad de la escritura como binomio facultativo del desarrollo de pensamiento. Ojalá resulte de su agrado la lectura de esta obra, a la cual se tiene acceso en las bibliotecas públicas o en las versiones electrónicas. Hasta la próxima.

[1] Presidencia de la República. «En Mocorito, presidente López Obrador presenta la Estrategia Nacional de Lectura». Web, http://www.gob.mx/presidencia/prensa  [consultado el 13 de julio de 2019]

[2] Paz, Octavio. El arco y la lira. FCE, p 31.

[3] Cairney, Trevor H. Enseñanza de la comprensión lectora. Ed. Morata, 2002.

[4] Ídem, p 10.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: