Jue. Oct 28th, 2021

Nada…. ¿Sólo digitalidad?

Navegando en la ¿realidad? Del ciberespacio, vi una información que me pareció interesante con respecto a un profesor holandés, quien está dando clases en un sitio abierto de Mildenburgo en la provincia de Zelanda rodeado de la vegetación de un parque y también de una iglesia ubicada en el centro de esa ciudad. El modelo podría considerarse como híbrido: algunos en casa y otros asistentes al lugar para respetar las medidas de distancia debido al COVID-19.

Hay varios aspectos que llaman la atención de esta iniciativa; en primer lugar, las opiniones de algunos internautas en la red social facebook, muestran su desacuerdo de lo que hace, no sólo del supuesto riesgo representado por el contacto, sino por una expresión que el mismo docente hizo con respecto al uso de plataformas para la labor educativa. En sus palabras, llamó tal aspecto como “miseria digital”. El desacuerdo de las personas sobre esta frase se vincula con el hecho de que ellos consideran a la tecnología como promotora de ambientes de aprendizaje los cuales pueden generar nuevas habilidades y ser aprovechadas por quienes están trabajando en línea.

Otra reacción invitaba a la reflexión sobre implicaciones de “patear la calle”, es decir, la capacidad de recobrar los escenarios físicos como espacios públicos, no sólo desde la óptica de la formación educativa, sino subvertir el orden (desorden) generado por el confinamiento; al reunirse con lo otro mítico que nos recuerda el hecho de tener una trayectoria sagrada representada por la capilla de la ciudad. De igual manera el bullicio de los sonidos ambientales los cuales recuerdan la existencia de un mundo viviente donde la educación, los estudiantes y el profesor se entremezclan para crear una sensación dónde se consideran no ser partícipes de una cátedra, sino un gran proceso ritual donde más que atender un contenido, se reproduce la importancia de estar juntos con ellos, con los demás, con los prados y la cultura.

Esto supone ver el habla del maestro y los alumnos, los árboles cercanos, las bancas, los muros del templo, los transeúntes y el resoplar del viento, como si fuese un solo cuerpo que se expande y contrae en cada ocasión donde hay un suspiro en la “lección” o en la sorpresa de las miradas. La enseñanza que otorga va mucho más allá de un intento por continuar el derecho a la educación y refiere a los tres principios de la revolución francesa: “igualdad”; cuando personas matriculadas y quienes no lo están consiguen reunirse voluntaria e involuntariamente para compartir por lo menos un rato de asombro.

Libertad; en cuanto a la posibilidad de mirar en todas direcciones y gozar de las garantías constitucionales para convivir con los demás y de respirar el aire que les rodea. Fraternidad; por los placeres de sentirse protegidos y abrigados con el no desacuerdo de algunos que pasan y de la comunión y sensación como lo indicó uno de los aprendices: “es como no estar en clase”.

Ante la condena recibida en algunos lugares virtuales debido a la transgresión de un orden impuesto, sólo habría que reflexionar y citar unas frases del canta autor argentino Fito Páez, en una canción llamada “Vida moderna”: “Una gota de sangre en MTV. Un cadáver conectado a Internet. Mona Lisa llorando en el jardín. Un licor de cianuro. Muera el futuro. Pasado mañana es ayer. La enfermedad del corazón. Tan mortal, tan eterna…”, sírvanse pues el coctel de la MISERIA DIGITAL.

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

El huachicol y los bandidos del río frio

Algunas palabras y refranes se acuñaron por esta novela costumbrista del siglo XIX, escrita por Manuel Payno, quien al igual que Altamirano con El Zarco,...

El laberinto de la sociedad

Acostumbrados a buscar explicación de nuestros problemas en la inmediatez: culpamos a la corrupción, a los políticos y a las instituciones. Pero no buscamos los...

Un siglo sin López Velarde

El 19 de junio se cumple un siglo de la muerte de Ramón López Velarde. Este año en que se celebran centenarios, bicentenarios y otras...

El Fifí

Los mexicanos o quizá otros, acuñan adjetivos que se convierten en sustantivos para calificar a personas o personajes, así decimos “naco” con manifiesta intención racista,...

Avances del Cablebús línea Indios Verdes Cuautepec – Parte 12

DOCEAVO REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE LOS AVANCES DEL CABLEBÚS (LÍNEA INDIOS VERDES – CUAUHTEPEC). ENVÍO 1 DE 3 Aquí les presentamos el primero de tres envíos,...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

[mc4wp_form id="246"]
A %d blogueros les gusta esto: