Salud

Reunión mensual de pacientes y cuidadores del HAP

El día de hoy se celebro en el Instituto Nacional de Cardiologia la reunion de pacientes y cuidadores de la Hipertensión Arterial Pulmonar, en donde contaron con la presencia de los especialistas Dra. Nayeli Zayas y del Dr. Tomás Pulido.

En dichas reuniones se tratan y se explican las diferentes aristas de este problema de salud silencioso, pero que ataca a una importante parte de la población, en donde se hace conciencia del tratamiento a seguir, la resolución de dudas y por último el trabajo  de motivación que se les da a los pacientes para que así tengan fé e información para tratar esta enfermedad.

Cabe destacar que nuestro columnista el Dr. Pablo Trejo Pérez es uno de los principales impulsores de dar a conocer este padecimiento en donde mes con mes participa en las reuniones aportando su experiencia a los pacientes nuevos, también es importante señalar que tanto en su gestión como Diputado Federal, y como tesorero de la ALDF hizo importantes aportaciones a nivel legislativo, pues por medio de el ahora Congreso de la Ciudad de México, se le dio un reconocimiento a esta enfermedad a tal grado que el 5 de Mayo se celebra el Día de la Hipertensión Arterial Pulmonar.

Finalmente, estableció el Dr. Pablo Trejo Pérez, que para el Día 7 de mayo aniversario nacional de Hipertensión Pulmonar se pueda contar con estos 2 nuevos instrumentos, que van ayudar con atención a los pacientes de esta «rara enfermedad». Se está trabajando en estos puntos importantes y esperamos tener resultados favorables.

¿Que es la hipertensión pulmonar?

Es una presión arterial alta en las arterias de los pulmones. Hace que el lado derecho del corazón se esfuerce más de lo normal.

hipertension_pulmonar

Causas

El lado derecho del corazón bombea sangre a través de los pulmones, donde recoge oxígeno. Luego, la sangre retorna al lado izquierdo del corazón, de donde se bombea hacia el resto del cuerpo.

Cuando las pequeñas arterias (vasos sanguíneos) de los pulmones se estrechan, no pueden transportar mucha sangre. Cuando esto sucede, la presión se acumula, lo cual se denomina hipertensión pulmonar.

El corazón necesita esforzarse más para forzar la circulación de la sangre a través de los vasos en contra de esta presión. Con el tiempo, esto provoca que el lado derecho del corazón se vuelva más grande. Esta afección se denomina insuficiencia cardíaca del lado derecho del corazón o cor pulmonale.

La hipertensión pulmonar puede ser causada por:

  • Enfermedades autoinmunitarias que dañan los pulmones, como la esclerodermia o la artritis reumatoide. Anomalías congénitas del corazón
  • Coágulos sanguíneos en el pulmón (embolia pulmonar)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Enfermedad de las válvulas del corazón
  • Infección por VIH
  • Niveles bajos de oxígeno en la sangre durante un largo tiempo (crónico)
  • Enfermedad pulmonar, como EPOC o fibrosis pulmonarMedicinas (por ejemplo, ciertos fármacos para adelgazar)

Apnea obstructiva del sueño

En casos poco frecuentes, la causa de la hipertensión pulmonar se desconoce. En este caso, la afección se conoce como hipertensión arterial pulmonar idiopática (HPI). Idiopática significa que la causa de una enfermedad no se conoce. La hipertensión arterial pulmonar idiopática afecta más a las mujeres que a los hombres.

Si la hipertensión pulmonar es causada por una medicina o por una afección conocida, se denomina hipertensión pulmonar secundaria.

Síntomas

A menudo, la dificultad para respirar o el mareo leve durante la actividad es el primer síntoma. Es posible que se presente frecuencia cardíaca rápida (palpitaciones). Con el tiempo, los síntomas ocurren con actividad más ligera o incluso estando en reposo.

Otros síntomas incluyen:

  • Hinchazón de las piernas y los tobillos
  • Coloración azulada de los labios o la piel (cianosis)
  • Presión o dolor torácico, generalmente en la parte frontal del pecho
  • Episodios de vértigo o desmayo
  • Fatiga
  • Aumento del tamaño del abdomen
  • Debilidad

Las personas con hipertensión pulmonar a menudo tienen síntomas que aparecen y desaparecen. Ellos informan que tienen días buenos y malos.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y hará preguntas sobre sus síntomas. El examen puede mostrar:

  • Ruidos cardíacos anormales
  • Sensación de pulso sobre el esternón
  • Soplo cardíaco en el lado derecho del corazón
  • Venas en el cuello más grandes de lo normal
  • Hinchazón de las piernas
  • Inflamación del hígado y el bazo
  • Ruidos respiratorios normales

En las primeras etapas de la enfermedad, el examen puede ser normal o casi normal y se pueden tardar varios meses en diagnosticar la afección. El asma y otras enfermedades pueden provocar síntomas similares y se deben descartar.

Los exámenes que se pueden ordenar incluyen:

  • Exámenes de sangre
  • Cateterismo cardíaco
  • Radiografía de tórax
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Ecocardiografía
  • ECG
  • Pruebas de la función pulmonar
  • Gammagrafía pulmonar
  • Arteriografía pulmonar
  • Prueba o test de caminata de 6 minutos
  • Polisomnografía
  • Exámenes para buscar problemas autoinmunitarios

Tratamiento

No existe cura para la hipertensión pulmonar. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y prevenir más daño pulmonar. Es importante tratar trastornos médicos que causen hipertensión pulmonar, como apnea obstructiva del sueño, afecciones pulmonares y trastornos de las válvulas del corazón.

Hay disponibilidad de muchas nuevas opciones de tratamiento para la hipertensión arterial pulmonar. Si le recetan medicinas, pueden tomarse por vía oral, por vía intravenosa (IV) o inhaladas.

Su proveedor decidirá cuál es la mejor medicina para usted. Durante el tratamiento, a usted se le seguirá muy de cerca para vigilar los efectos secundarios y ver qué tan bien está respondiendo a la medicina. NO deje de tomar las medicinas sin consultarlo con su proveedor.

Otros tratamientos pueden incluir:

Anticoagulantes para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos, especialmente si tiene hipertensión arterial pulmonar idiopática.

  • Oxigenoterapia en el hogar.
  • Trasplante de corazón y pulmón si las medicinas no funcionan.
  • Otros consejos importantes a seguir:
  • Evite el embarazo.
  • Evite las actividades extenuantes y el levantamiento de objetos pesados.
  • Evite viajar a grandes altitudes.
  • Hágase aplicar la vacuna antigripal anual al igual que otras vacunas, como por ejemplo, la vacuna contra la neumonía.
  • Deje de fumar.

Expectativas (pronóstico)

  • El pronóstico depende de lo que causó la afección. Las medicinas para la HPI pueden ayudar a hacer más lenta la enfermedad.
  • A medida que la enfermedad empeore, usted necesitará hacer cambios en su casa que le ayuden a movilizarse en ella.
  • Cuándo contactar a un profesional médico

Un comentario

  1. Felicidades muy buena platica, se aprende mucho y gracias a las personas que participan y ven el bienestar de los pacientes¡¡¡

Deja un comentario