Deportes

Patriots revirtieron su historia en 17 temporadas y todo inició ante los Rams

Con certeza podemos decir que ni el más optimista aficionado de los New England Patriots imaginaría la posición en la que actualmente se encuentra su franquicia y pensar que todo comenzó un 3 de febrero, fecha en la que, curiosamente, volverán a verse la cara con los Rams en el máximo escenario de la NFL.

Hoy, con circunstancias completamente diferentes, estos dos programas vuelven a arrancar una semana de preparación rumbo al Super Bowl, pero con un factor en común que es el que finalmente inclina la balanza para la edición LIII, tal y como lo fue en la XXXVI: Tom Brady.

En aquella ocasión, la franquicia de Massachusetts llegaba con marca de 0-2 en partidos por el Vince Lombardi y las apuestas tampoco parecían creer mucho en ellos. La línea estaba en -14 para los Rams debido a un ataque comandado por Kurt Warner que poseía armas como Marshall Faulk, Az-Zahir Hakim, Isaac Bruce y Torry Holt, quienes, además, gozaban con la ventaja de presentarse en su superficie favorita: la artificial.

Son pocas las defensivas u ofensivas en la historia que han poseído un nombre propio y esta justamente era una de ellas: ‘The greatest show on turf’ y no era para menos.

Esa campaña (2001), con marca de 16-3, –y aún en St. Louis– superaron la marca de los 30 puntos en 12 de sus 18 presentaciones previas y llegaban con la ofensiva N°1 de la NFL en yardas (6,690), puntos (503), mientras que su defensiva, sin tantos reflectores, fue la N°3 en yardas admitidas (4,471) y la N°7 en puntos en contra (273), a lo que, además, se le podía añadir la experiencia de un Super Bowl memorable la campaña anterior en el que se impusieron a los Tennessee Titans –precisamente en Atlanta– con uno de los finales más dramáticos de los que se pueda tener memoria con aquella tacleada de Mike Jones sobre Kevin Dyson en la yarda 1.

En resumen, los Patriots llegaban como la víctima propicia para aquel choque en New Orleans por la inexperiencia de un mariscal de campo que ni siquiera había iniciado la temporada como el titular y fue gracias a una lesión de Drew Bledsoe que pudo asumir las riendas de la ofensiva.

Con fe intacta, el equipo de Belichick inclusive cambió la forma en que los equipos solían presentarse en el Super Bowl ya que se estilaba presentar a las estrellas de cada uno de los campeones de conferencia y ellos optaron por ser introducidos como equipo, sin hacer un ‘espectáculo’ aparte para sus jugadores más reconocidos.

Hoy es imposible imaginar un aficionado de antaño o un seguidor ‘novato’ que no sepa quien es Tom Brady, pero recojo las palabras que el mariscal de campo eligió en su conversación con Jeff Darlington de ESPN para entender a que se debe gran parte de su éxito: la humildad.

«De algunas formas sí y de otras formas no. Sí, por el hecho de ser tan afortunado de formar parte de esta organización por tanto tiempo y con muy buenos equipos y esto siempre se trata de una meta en conjunto, no de algo individual», respondió Brady a un cuestionamiento sobre si a él también le sorprendía que el próximo domingo 3 de febrero estará en su noveno Super Bowl…creo que debo hacer una pausa y volverlo a decir…NOVENO Super Bowl en ‘apenas’ 19 temporadas que ha podido redondear, hasta el momento, con cinco anillos de campeón.

Quizá, en otros 20 años, voltearemos a este momento para hablar de una nueva dinastía o quizá no volvamos a vivir algo similar en los años que nos quedan por vivir, pero, otra cosa que nos han enseñado Brady y Bill Belichick, es a estar abiertos a cualquier posibilidad porque, como se mencionó anteriormente, nadie pudo haber predicho esta clase de éxito en una franquicia que estaba acostumbrada históricamente a perder.

Probablemente ahora inicie «la era McVay» con un campeonato o simplemente Brady siga coleccionando joyería fina como diría Eduardo Varela, pero que no quede duda que estamos a las puertas de otro momento histórico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: