CDMX Denuncia

Periodistas en la CDMX, estamos en constante riesgo

Después de las malas noticias difundidas ayer por diversos medios de comunicación, estamos de acuerdo en que el ejercicio del periodismo en la Ciudad de México es una actividad de muy alto riesgo, sea cual sea la fuente a cubrir.

Desafortunadamente ayer les tocó recibir golpes a los compañeros que cubrían un desalojo en la alcaldía Cuauhtémoc; tanta fue la agresión recibida, y de manera totalmente injustificada, que hasta un Concejal de esta demarcación se pronunció a través de una columna, la cual, por el interés periodístico que encierra, la reproducimos de manera íntegra para que no haya malos entendidos respecto de la postura del Concejal al reconocer que NO hay justificación para que elementos de la policía de la capital del país, actúen de ésta forma contra quienes día a día laboramos dando a conocer las actividades realizadas en nuestra ciudad.

He aquí la redacción del Concejal en la alcaldía Cuauhtémoc y Presidente de la Comisión de Transparencia, Abel Fuentes Rocha:

«El ejercicio del periodismo más peligroso que nunca en la CDMX»

El desorden en materia de seguridad alcanzó ayer a un grupo de representantes de los medios de comunicación que cubrían el desalojo de un edificio localizado en las calles de la colonia Juárez, donde un grupo de policías (que portaban casco, escudos, espinilleras y toletes) atacó a los reporteros, fotógrafos y camarógrafos que cubrían el hecho.

El tema es que el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, ha reiterado en diversas ocasiones que respeta el ejercicio de la libertad de expresión, el trabajo de quienes cubren las diversas “fuentes” informativas, pero que en los hechos muestra una expresión de intolerancia e incluso rechazo.

Nos cuentan que durante las conferencias “mañaneras” de la doctora Claudia Sheinbaum su equipo de Comunicación Social ejerce un sesgo en cuanto a los representantes de los medios de comunicación.

Solo aceptar ofrecer la oportunidad de preguntar a la funcionaria a aquellos representantes de los medios de comunicación “importantes” y al resto simplemente les niega la oportunidad de ejercer su derecho a preguntar.

Ahora, les tocó a los reporteros de la “nota roja” que registraban el desarrollo de un desalojo que se volvió violento, pero inexplicablemente o explicablemente, los policías  que actuaban y operaban como los antiguos “granaderos” –pero que ya no existen, según la Jefa de Gobierno– la emprendieron a golpes contra los comunicadores por el hecho de grabar y fotografiar a quienes hacían su trabajo (los policías).

Entonces nos preguntamos es congruente la actuación de quien dirige el gobierno al ensalzar y reconocer el trabajo de quienes ejercen su derecho a la libre expresión y que laboran en los medios de comunicación y, por otro lado, deslindarse de la legitima preocupación de sensibilizar a aquellos que por necesidad y obligación constituyen el primer contacto con el ciudadano (el policía) que en muchas ocasiones su falta de capacitación o quizá malas prácticas antañas ven en los reporteros a su enemigo.

Creo que es deber de la autoridad, al igual que el del ciudadano a pie, el valorar la función de quienes nos cuidan, de nuestros policías, pero es obligación de la quien detenta la responsabilidad de ejercer la función de Jefe de Gobierno, de sensibilizar a los policías sobre la importancia de su quehacer de los medios de comunicación, que sin duda son el mejor aliado para la democracia de este país, de sus mejores causas, de sus instituciones y, por qué no, de nuestros policías.

Lamentable lo ocurrido ayer, con la esperanza de que no vuelva a ocurrir nuevamente”.

En verdad esperamos que los mecanismos creados para la protección a periodistas realicen su función en favor de cada uno de los compañeros afectados. Nuestra solidaridad con todos ellos.

Deja un comentario