Columnas

Fueron 11 horas de intensa balacera en Sinaloa

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

filtrodedatospoliticos@gmail.com

En redes sociales derrumban las versiones que diera a conocer el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, referente a la intensa balacera que se desató en los suburbios de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, donde arrojó un sinnúmero de personas fallecidas en la refriega con la que reculó la Guardia Nacional y el Ejército mexicano, cuyos elementos huyeron cuán viles cobardes dejando a la sociedad desamparada.

En las redes de Facebook se critica ampliamente a Andrés Manuel López Obrador quien en lugar de brindar y adelantar detalles sobre lo sucedido en Sinaloa durante su gira de trabajo por Oaxaca, no lo bajaron de “mentiroso” y “cobarde”, a grado tal que demandaron su inmediata e irrevocable renuncia al cargo de Presidente de la República, debido a su amplia y evidente incapacidad para gobernar.

Si las críticas fueran balas, la fisonomía de López Obrador quedaría con hoyos de regadera, masacrado por la opinión pública ya que en la víspera, había dicho “que mañana dará una conferencia de prensa para hablar sobre lo ocurrido en Sinaloa”, originando la crueldad de las observaciones en contra de su administración como gobierno federal.

En la mañanera del viernes, el presidente López argumentó: “No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos tomaron esa decisión (la Guardia Nacional y el Ejército) y yo la respaldé”.