Sáb. Ago 8th, 2020

COVID, espacio público y ciudades

La pandemia de la COVID-19 ha puesto bajo la lupa las disparidades sociales y espaciales dentro de las ciudades como nunca antes, máxime ahora que se habla de la reapertura. Los vecindarios reducidos y hacinados donde residen los trabajadores y los pobres, han soportado una carga excesiva de infecciones y medios de subsistencia perdidos.

A medida que los países salen de la pandemia, existe una necesidad urgente de ayudar a las ciudades a reestructurar sus densidades económicas para que su tejido urbano sea socialmente inclusivo y sostenible desde el punto de vista ambiental.

Es lo que se conoce ya como reestructurar la densidad, con el objetivo de hacer o construir la ciudad mejor que antes. ¿Cómo hacerlo? A continuación, se detallan cinco medidas prácticas que se pueden adoptar para esta reestructuración según una metodología presentada para ello por el Banco Mundial:

1. Planificar, crear y proteger los espacios públicos. Es fundamental repensar la escala, el diseño y la distribución espacial de los espacios públicos, que incluyen las aceras, los parques, los lugares abiertos y los establecimientos públicos, como bibliotecas y centros comunitarios.

Esto es especialmente importante en las ciudades hacinadas de los países en desarrollo, donde la superficie útil del hogar es limitada y las familias generalmente son numerosas. Esta medida mejoraría el distanciamiento social y las actividades recreativas, a la vez que brindaría oportunidades para optimizar la respuesta y la recuperación ante la COVID-19. Estos cambios no solo harán que sea más seguro trasladarse en estas ciudades en un mundo transformado por la COVID-19, sino que también mejorarán la habitabilidad para los habitantes de vecindarios hacinados.

2. Modificar las reglamentaciones para crear una mayor superficie útil. El hacinamiento aumenta la densidad al reducir la cantidad promedio de espacio útil por persona, mientras que la altura permite lograr una densidad económica al agregar pisos y superficie útil. Sin embargo, las estrictas normas sobre densidad generalmente restringen las alturas de los edificios y la cantidad de propiedad que se puede construir en una parcela de tierra.

Es preciso organizar las ciudades en zonas más pequeñas de densidades diferenciadas, basadas en la capacidad y la demanda de infraestructura, especialmente, el transporte. Los vecindarios urbanos necesitan una densidad ni muy alta ni muy baja, sino “perfecta”. Asimismo, debe tenerse en cuenta que la densidad “perfecta” cambia con el tiempo y varía según el vecindario. Los vecindarios urbanos pueden aumentar la densidad económica mediante instrumentos de financiamiento y recuperación de plusvalías inmobiliarias, que también influyen en los valores y la demanda de la tierra.

3. Movilizar financiamiento para infraestructura urbana a fin de fortalecer la capacidad de las comunidades y los Gobiernos locales para mejorar las condiciones de vida en los barrios marginales e informales. La necesidad más acuciante es el acceso al agua potable y al saneamiento.

Los grifos de agua públicos y los baños comunitarios son servicios esenciales; sin embargo, dado que suponen un contacto estrecho entre las personas, también son zonas críticas de transmisión de enfermedades. Todavía más preocupante es el hecho de que estas instalaciones pueden aumentar la desigualdad de género.

Las mujeres que utilizan los servicios comunitarios pueden verse expuestas a mayores riesgos relacionados con la higiene durante la menstruación o a amenazas físicas por la noche, y las jóvenes se arriesgan a desaprovechar sus estudios si dedican muchas horas a buscar agua.

Es necesario ampliar las intervenciones focalizadas que mejoran la capacidad del Estado y la comunidad, combinadas con el financiamiento para infraestructura y servicios. La planificación y el financiamiento deben estar interconectados, no desarticulados.

4. Garantizar los derechos de propiedad y sobre la tierra. Sin la tenencia segura de la tierra y la propiedad, los habitantes pobres, ya sea de asentamientos ilegales o informales, tienen pocos incentivos para mejorar las condiciones de sus viviendas.

El riesgo de desalojo o demolición reduce las inversiones que los pobres de zonas urbanas pueden realizar para mejorar su vida. La regularización de la tenencia de la tierra y la propiedad para los ocupantes ilegales y colonos informales se ha relacionado con aumentos de los valores de las tierras y las propiedades, importantes inversiones en la consolidación de las viviendas y otros beneficios socioeconómicos, por ejemplo, mejores resultados en materia de educación y salud, para los niños de muchas partes del mundo.

5. Propiciar los cielos azules. Cuando las intervenciones dirigidas a frenar la propagación del virus sacaron a los vehículos de la calle y cerraron las empresas contaminantes, los habitantes de muchas ciudades de los países en desarrollo disfrutaron de cielos azules y aire puro por primera vez en décadas.

El aire puro no solo mejorará los servicios locales, sino que también generará un beneficio secundario mundial al reducir la intensidad de las emisiones de carbono. En resumen, es fundamental que los paquetes de estímulo relacionados con la COVID-19 aprovechen esta oportunidad única para impulsar la economía y, a la vez, contribuir a un futuro más sostenible y mitigar los impactos del cambio climático.

Consulte la metodología en:

http://documents1.worldbank.org/curated/en/206541587590439082/pdf/Cities-Crowding-and-the-Coronavirus-Predicting-Contagion-Risk-Hotspots.pdf


Metodología del BM contra el Covid en las ciudadesFuente: Banco Mundial, 2020.

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Salud en los tiempos de Covid-19

Cuando en el mes de diciembre del 2019 se dio a conocer la noticia de una "nueva y fatal enfermedad infecciosa" que se originaba en...

Ilusiones que son desilusiones o el despertar de la ficción

Los reportes que hace el doctor Hugo López Gatell cada día por la noche, llenan a algunos de esperanza, a otros de incredulidad y a...

Redes sociales, poderosos instrumentos geopolíticos: Alberto Woolrich

BLAS A. BUENDÍA Reportero Free Lance filtrodedatospoliticos@gmail.com En la agitación de la Cuarta Transformación de la República, en la confronta de opiniones, intereses y pensamientos...

Agradecimiento

En tiempos complejos como los que se viven en la actualidad, no sólo por la pandemia, sino por una serie de rezagos que se tienen...

Año de pandemia

Ha unos días, merced a una disertación sobre el tan llevado y traído uso de la tecnología en/para/por la docencia en sus distintos niveles, llegó...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: