Lun. Ago 3rd, 2020

Las razones por las que cada vez tenemos menos sexo

En lo que a sexo se refiere, vivimos en una de las épocas más liberales de la historia de la humanidad. El acceso a nuevas tecnologías desarrolladas en los últimos 40 años, inventos como la píldora anticonceptiva o aplicaciones de citas como Grindr o Tinder, han abierto un nuevo mundo de posibilidades.

En la actualidad, crece la aceptación del sexo prematrimonial, el divorcio, la homosexualidad e incluso prácticas más controvertidas, como el poliamor -tener más de una relación de manera simultánea- o el intercambio de parejas.

A pesar de todo ello, muchos investigadores sugieren que tenemos menos relaciones sexuales que hace unas décadas.

A pesar de que este deterioro de la actividad sexual no estuvo influido por factores como el género, la raza, los niveles educacionales o la posición social, aunque las relaciones matrimoniales sí experimentaron una mayor caída a principios de la presente década.

Viendo este tipo de resultados surge la siguiente pregunta: ¿qué cambió?

Lo más sencillo es echarle la culpa a la tecnología. Los principales acusados son la pornografía en internet y las redes sociales.

En este sentido, muchos investigadores enfocan sus estudios en el aumento de la pornografía online y en su potencial adictivo.

De hecho, hay quienes han llegado a calificar la “adicción al sexo en internet” como un desorden psiquiátrico o una enfermedad mental.

Asimismo, especialistas en sexología reconocen que muchas personas ven en el porno un reemplazo al sexo real, algo que limita el deseo sexual en las relaciones de pareja.

La pornografía, además, está acusada de proyectar una imagen irreal del sexo, lo que provoca síntomas como la “anorexia sexual” (bajo nivel de interés sexual) o la “disfunción sexual inducida”, que impide mantener relaciones íntimas con normalidad.

El consumo diario de porno provoca que muchas personas se acostumbren a ver escenas “muy violentas” y nada habituales en las relaciones sexuales normales.

De acuerdo con esta teoría, estas imágenes “irreales” y tan habituales en el porno dificultarían que muchos hombres logren excitarse cuando mantienen sexo con sus parejas.

Pero la culpa no es sólo de la pornografía. Del deterioro de nuestra vida sexual también son responsables las redes sociales.

Mientras que en el pasado muchos estudios aseguraban que tener una televisión en el dormitorio reducía de forma significativa la actividad sexual, hoy en día no faltan los investigadores que señalan que interactuar en redes sociales en la cama provoca efectos similares.

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Ilusiones que son desilusiones o el despertar de la ficción

Los reportes que hace el doctor Hugo López Gatell cada día por la noche, llenan a algunos de esperanza, a otros de incredulidad y a...

Redes sociales, poderosos instrumentos geopolíticos: Alberto Woolrich

BLAS A. BUENDÍA Reportero Free Lance filtrodedatospoliticos@gmail.com En la agitación de la Cuarta Transformación de la República, en la confronta de opiniones, intereses y pensamientos...

Agradecimiento

En tiempos complejos como los que se viven en la actualidad, no sólo por la pandemia, sino por una serie de rezagos que se tienen...

Año de pandemia

Ha unos días, merced a una disertación sobre el tan llevado y traído uso de la tecnología en/para/por la docencia en sus distintos niveles, llegó...

El TSJCDMX prohibirá a usuarios usar barba, corbata, saludo de mano y beso

BLAS A. BUENDÍA Reportero Free Lance filtrodedatospoliticos@gmail.com A prácticamente cuatro meses de que el Ejecutivo federal decretara Emergencia Sanitaria por Causa de Fuerza Mayor en...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: