Sáb. Oct 31st, 2020

Violación sexual en México

A raíz de una entrevista a su servidora en el exitoso programa en Facebook live «Por mis ovarios 2020», donde se abordaba el tema de las relaciones sexuales normales y forzadas, me comprometí a escribir este artículo donde pretendo exponer mi experiencia como médico y psicoterapeuta en casos tan dolorosos como este aspecto, debido a que desde hace 11 años trabajo en la Unidad Especializada para la Prevención y Atención a la Violencia Familiar y Sexual y este es un tema recurrente y cotidiano entre mis pacientes.

Dentro del Marco normativo NOM-046-SSA2-2005, se establecen las siguientes definiciiones con las que trataré de dar claridad al hecho: (4.15.) Son Indicadores de violencia sexual,  los síntomas y signos físicos -lesiones o infecciones genitales, anales, del tracto urinario u orales- o psicológicos -baja autoestima, ideas y actos autodestructivos, trastornos sexuales, del estado de ánimo, de ansiedad, de la conducta alimenticia, por estrés postraumático; abuso o dependencia a sustancias, entre otros-, alteraciones en el funcionamiento social e incapacidad para ejercer la autonomía reproductiva y sexual. (4.27.4.)

Es Maltrato sexual, a la acción mediante la cual se induce o se impone la realización de prácticas sexuales no deseadas o respecto de las cuales se tiene la imposibilidad para consentir. Y (4.28.)Se considera Violencia sexual, a todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados.

Por lo anterior, y considerando que dentro de la cultura patriarcal que ha imperado en el mundo a lo largo de la historia donde se ha considerado a la mujer y a los niños como “inferiores, como un objeto de servicio y de uso sexual”, rol que las mujeres han asumido históricamente y que muchas de las y los niños han tenido que soportar, los hombres agresores sexuales, han echado mano de ese “poder” para someter de manera vil y ruin a sus víctimas en forma repetida muchas veces encubiertos bajo lo que se denomina “secretos de familia”, ya que cualquier denuncia rompería el “equilibrio y la unidad familiar”.

Al mencionar lo anterior, pareciera que estamos describiendo una novela de horror o de la nota roja del periódico, pero que desgraciadamente describe la trajedia cotidiana que prevalece en muchas familas mexicanas (para fines descriptivos nos concretaremos a México exclisivamente aun cuando esta barvarie sucede en todos los paises del mundo).

Leyendo una nota periodística del Estado, refiere que En Hidalgo ocurren de 4 a 5 delitos que atentan contra la libertad y la seguridad sexual, los cuales van desde violaciones hasta abuso y hostigamiento sexual, de acuerdo lo que reflejan las estadísticas mensuales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en base a 286 carpetas de investigación ante la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJH) por presuntos delitos sexuales, de los cuales 128 se perpetraron en enero y 158 más en febrero.(La Silla Rota, Hidalgo, 3 de julio de 2020); sin embargo yo me atrevo a asegurar que esto es completamente falso, ya que la gran mayoría de las víctimas no deciden denunciar por temor, por amenazas, porque la familia, etc., pero el hecho es que no denuncian.

Dentro de mis estadísticas al realizar historias clínicas, alrededor de 8 de cada 10 pacientes han vivido un intento o violación sexual en algun momento de su vida, mismo que no se atrevió a revelar por temor a que no le creyeran o si lo hicieron con su familia, las niñas (casi en su totalidad), son acusadas de “haber provocado o seducido al pobre e inocente papá, abuelo, tío o primo”.

Cuando escucho esto, no puedo dejar de pensar que las historias familiares se repiten y que tanto a las madres como abuelas, les pasó exactamente lo mismo y fueron “acusadas” por la misma supuesta provocación que les genera culpabilidad y desdicha por el resto de sus días y como las cosas son así, hay que perpetuar el estigma en las hijas y nietas (ya que ellas no tuvieron valor de rechazar la culpa y al paso de los años terminaron por creerselo).

Afortunadamente una de las funciones del médico y terapeuta es romper con esos mitos y confrontarles con la verdad, con lo que logran comprender que no fueron culpables aunque aún así, prefieren “enterrar” el hecho para no remover cosas del pasado y exponer los secretos de familia.

Como el temas muy bastos y apenas vamos empezando, creo que prefiero escribir sobre el tema en 2 o 3 capítulos para abarcar aunque solo sea lo más relevante de las repercusiones de este deplorable delito. En tanto, no dejen de escribir sus comentarios al correo doctora_elizabeth@yahoo.com.mx, a la página de facebook Dra. Elizabeth G. Vargas García, o al twitter @LIZYAXEL. Seguimos en contacto.

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Piden Trabajadores del PJCDMX mayores medidas protectoras contra Covid-19

BLAS A. BUENDÍA (¨) A través del Oficio DJ-78/2020, el Sindicato Único de Trabajadores del Poder Judicial de la Ciudad de México que encabeza el...

Los extraños caminos de la educación en una civilización hedonista

La educación es un acto deliberado y con intenciones que no sólo se encuentra dentro de instituciones formales para tal efecto, sino que se ubica...

Sobre los extremos que se tocan

Se ha discutido mucho sobre el tópico que sostiene que los extremos se tocan. Parece que era una de las frases favoritas del líder de...

Crisis sin final o a río revuelto…

La pandemia generada por el COVID-19, ha generado múltiples alteraciones en la vida de una sociedad que ya de por sí tenía varios problemas rezagados....

PRI-EDOMEX, peor que MORENA

BLAS A. BUENDÍA Reportero Free Lance filtrodedatospoliticos@gmail.com Aun cuando el gobernador del Estado de México Alfredo del Mazo no debe inmiscuirse en asuntos electorales para...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: