Mié. Nov 25th, 2020

En el absurdo…

Hace unos días leía en un blog una entrevista hecha al filósofo coreano Byung-Chul Han, uno de los pensadores contemporáneos más importante de la actualidad, critico de la lógica neoliberal. Una de las interrogantes que se le hacía era si el era feliz. A lo que Han contestó que “no entendía la pregunta”. A lo que le entrevistador le indicó algunas cuestiones las cuales podrían basarse en la felicidad como el dormir bien. Él respondió que sufre de insomnio y por ello quizá no era feliz, pero agregó que no se podía ser feliz en una realidad absurda aquella retratada en sus libros.

Sin tratar de desentrañar lo que este pensador entiende por absurdo, ni definir en este espacio ese concepto, lo cierto es que si nos detenemos a reflexionar lo que estamos viviendo es posible encontrar el camino hacia ese absurdo. Y esto lo haré en forma de enumerar dos episodios que han sucedido con o sin pandemia:

  1. Ayer tomando un curso sobre uso de tecnología aplicada a procesos educativos, se decía de que era hora de reinventarnos usando “avatares” en las clases para hacer más atractiva la explicación de un tema y se engancharan los alumnos. Me parece desde mi particular punto de vista, que el tema de replantarnos como seres humanos y educadores en nuestros pensamientos y acciones, además de ser un proceso de largo aliento, debe implicar ser consciente del tipo de problemas y rezagos que están generando sufrimiento en la población y de acuerdo con ello, tener un compromiso ético y político en la solución de las cosas, más allá de crear imágenes para ilustrar un contenido. En tal caso esta idea de “reinventarse”, pareciera más un reto ligero o de los que aparecen en Facebook y que no implica ninguna movilización y recambio en los principios y valores de una civilización. Aquí podría aplicarse la idea de absurdo porque las tecnologías educativas están pasando por sí mismas como revoluciones en la formación humana, sin comprender a profundidad sus pros y contras y además este tipo de visiones y prácticas tecno-educativas invisibilizan la gravedad económica y social que le sucede al mundo.
  2. Vi un documental llamado las “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, dónde se narraba la desaparición y homicidio de su hija y posterior ejecución de la activista chihuahuense. El asesino era su yerno y lo descubrieron no las autoridades, sino ella con ayuda de familiares y amigos aportando pruebas del caso. Al final fue exonerado por tres jueces, tiempo más tarde, la señora Escobedo, aportó más evidencias, consiguió una orden de aprehensión, pero se les escapó a las autoridades. El 16 de diciembre de 2010 Marisela fue asesinada frente a las puertas de palacio de gobierno de Chihuahua, donde el gobernador era César Duarte, quien tenía poco tiempo de haber comenzado su gestión. El caso, sigue abierto y ni la jurisdicción estatal y/o federal han logrado hallar a los responsables de ambas injusticias. Lo que si reveló Marisela es que el homicida de su hija se paseaba por su lugar de vivienda y era visto por todos, menos por los policías y ministerios públicos. Lo absurdo, es que, si se vive en un estado de derecho, entonces se tenía que estar salvaguardando la integridad a la ciudadanía, sin embargo, lo que manda no sólo es el dinero y la impunidad, sino una contraofensiva dirigida hacia una parte contestaria de la sociedad.

Esto es sólo una muy pequeña parte sobre los absurdos del mundo que señala Byung-Chul Han y que no sólo resultan hechos inadmisibles, sino colocan a la humanidad en un doble estado; por un lado, magnificando la superficialidad y las atrocidades y, por el otro, haciendo diluir la inteligencia, reflexión y sensibilidad hacia lo que resulta hoy en día temas prioritarios. Si queremos ser felices remata Han, es necesario tener ilusiones.

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Paro parcial en el TSJCDMX

El Consejo de la Judicatura (CJ) del Poder Judicial de la Ciudad de México, anunció que este miércoles 25 de noviembre habrá un paro parcial...

La filosofía como estado de permanente de angustia

En el momento en qué estoy escribiendo se celebra el día mundial de la filosofía. No soy filósofo de profesión, no obstante, desde la secundaria,...

Distopías tecno-posmodernas… Y una esperanza

El ser humano en su afán de dar certezas para el dominio de fuerzas incomprensibles encontró en la ciencia, la filosofía y la política, las...

¿Educación divertida? Desde Jorge Barrera hasta Donald Trump

Nos contaban los precursores de la educación escolarizada (sobre todo la pública) en este siglo, que ella es (¿era?), sinónimo de aprendizaje, movilidad social y...

Inopia en FGR: Woolrich

BLAS A. BUENDÍA (*) Para la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., el Caso Videgaray carece de la rigidez...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: