Lun. Abr 19th, 2021

Lo que no termina por nacer…

Acaba un año, no podemos decir que “uno más”, sino aquel que nos ha desnudado en todos los sentidos; en lo económico acostumbrados a una relación de compra y venta utilitaria qué al cerrar los negocios, generó quiebres financieros y morales. Por ende, los trabajos (muchos de ellos), se perdieron y con ellos naufragaron quienes necesariamente tenían que salir a la calle a ganarse de la vida. En ese ánimo muchos tuvieron que reorganizar sus mentes y sus actividades para enfrentar lo impensable y lo indecible, algunos salieron a flote, muchos otros no lo lograron.

Aunque en el caso de la Ciudad de México, prevaleció un solo semáforo oficial para evitar los contagios, sus habitantes continuaron pintando la vida de otro color: el verde, que pasó de ser una tonalidad poco significativa, a una llamada continua para exiliarse de sus casas sea por necesidad o gusto o las dos cosas. En los vínculos humanos, las palabras, los abrazos y las visitas, se volvieron un escenario proscrito, so pena de ser acusados de “poco” empáticos o que “no” entendemos. Así las calles se volvieron una paradoja humeante, pues mientras había muchas personas en ellas, en otros lados se tenía que estar callado, no mover la boca ni la nariz un momento, porque si se hacía podría uno ser sospechoso de estar enfermo.

En la educación, pasamos de los gestos, las risas y los cantos, a las pantallas, a las aplicaciones y a las cámaras (cerradas o abiertas en función de la dictadura del cliente). Como algunos de manera irrisoria comentaban “pasamos” del miedo al “aprendizaje”. De una formación en bancarrota a un verdadero milagro de supuestamente haber alcanzado los objetivos de cumplimiento en cada escuela y en cada nivel…, otra farsa más. Si, porque décadas de una economía neoliberal y de un país en la simulación, hemos llegado no sólo a no enfrentar la tragedia que vivimos, sino a repetir la sumisión al poder y nuestra incapacidad para volvernos ciudadanos.

¿Qué viene? Las noticias no son muy halagüeñas: rupturas dentro del gobierno del presidente López Obrador y su gabinete, problemas con Biden. Unos habitantes que se empecinan al suicidio colectivo como deporte sin límites. La implantación de códigos QR y de la cédula de identificación que hasta la tendrán que portar los niños. La continuidad de las tele-labores con la despreocupación de las empresas y haciendo que el cuerpo físico, la salud emocional y las relaciones humanas vayan languideciendo como parece ser que será la navidad. Mafia, tras más mafia y al reverso de la moneda más mafiosos que tratan de sostener lo indefendible, aunque sea a costa de la verdad y el conocimiento.

La no vida que representan las instituciones y las personas no quieren irse, lo “nuevo” (inteligencia artificial, dataismo, gestión del control, etcétera), aún no toma su posición. La existencia cada vez se desarraiga más de la capacidad de ensoñación, pasión y espontaneidad. No obstante, mientras me voy a mis “lóbregos cuarteles de invierno” como diría el gran poeta uruguayo Mario Benedetti, veré el firmamento y descansaré unos días, nos vemos en esta columna el 9 de enero. ¡¡¡Salud!!!

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Avances del Cablebús línea Indios Verdes Cuautepec – Parte 12

DOCEAVO REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE LOS AVANCES DEL CABLEBÚS (LÍNEA INDIOS VERDES – CUAUHTEPEC). ENVÍO 1 DE 3 Aquí les presentamos el primero de tres envíos,...

Piden a Magistrados y Jueces asumir mayor humanidad

BLAS A. BUENDÍA * El Sindicato Único de Trabajadores del Poder Judicial de la Ciudad de México, demandó al Consejo de la Judicatura local que...

Cofepris debe permitir venta de antibióticos con receta virtual

BLAS A. BUENDÍA * Por la pandemia de Covid-19 están en juego la vida y el bienestar de la población, dijo el Magistrado civilista Élfego...

Avances del Cablebús línea Indios Verdes Cuautepec – Parte 10

DÉCIMO REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE LOS AVANCES DEL CABLEBÚS (LÍNEA INDIOS VERDES – CUAUHTEPEC). ENVÍO 1 DE 3 Aquí les presentamos el primero de tres envíos,...

Lo que no termina por nacer…

Acaba un año, no podemos decir que “uno más”, sino aquel que nos ha desnudado en todos los sentidos; en lo económico acostumbrados a una...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: