CDMX

Desayuno diario a escuelas públicas de nivel básico en CDMX, dijo Sheinbaum

En la medida que crece el espiral de violencia y crisis política en Venezuela, por el gobierno  autoritario que ejerce el presidente Nicolás Maduro, la oposición crece y de desea que se mantenga con vida y saludable cuando sea derrocado de la silla presidencial para que pase una larga, muy larga estancia en una cárcel de la Unión Americana.

Desde diferentes sectores por diversas medios de comunicación, los venezolanos buscan llamar la atención internacional para persuadir a Nicolás Maduro a abandonar la silla presidencial para que  otros connacionales se dediquen a reconstruir una nación severamente lastimada por desiciones políticas erróneas.

Por redes sociales, los enemigos políticos del régimen de Nicolás Maduro se juegan la vida al oponerse públicamente a las medidas infrahumanas que aplica en contra de la población el dictador.

Así, mientras el dictador venezolano se aferra al poder, la irritación social crece a pasos agigantados, al grado de que hasta simpatizantes que hace poco estaban y caminaban con él, hoy quieren verlo en una cárcel de gran seguridad en Estadía Unidos.

Poco a poco se van pasando la voz los venezolanos  a pesar de las restricciones de comunicación impuestas por el régimen del dictador. El objetivo es bien claro, que Nicolás Maduro abandone el cargo y sea juzgdo por delitos de lesa humanidad en una prisión en el país del tío Sam.

Los países amigos desean que pronto los venezolanos arreglen sus diferencias y retomen el camino del desarrollo, paz y tranquilidad.

Deja un comentario