Columnas

José Vasconcelos y su legado como mexicano.

En esta semana se celebró el natalicio de un personaje destacable en la historia de México, pues dejó bases que hoy en día siguen vigentes. José Vasconcelos nació el 27 de febrero de 1882 en Oaxaca, fue abogado, político, pensador y escritor. Se formó en base del positivismo y tuvo una práctica política muy intensa ligada a la educación y cultura.

Un aspecto clave de su gestión, fue la reconstrucción o construcción de edificios de uso público para la difusión de la cultura, escuelas públicas de diferentes niveles, bibliotecas y, de manera más general, los edificios destinados a albergar el aparato burocrático del sistema educativo a lo largo y ancho de la nación.

Sus aportaciones culturales y de educación fueron las más destacables de este personaje, incluso impulsó estos puntos llevándolos al terreno de la  política exterior, pues inició un ambicioso programa de intercambio educativo y cultural con otros países americanos, por medio de las llamadas «embajadas culturales»,  que llevaron a algunos de los más brillantes estudiantes mexicanos de la época a entrar en contacto a edad temprana con sus pares de Argentina, Brasil, Colombia, Perú y otros países de América Latina.

Junto con esto, dio la idea de la «Raza Cósmica», con el propósito de fomentar un nacionalismo que se necesitaba en la época para poder unificar a la sociedad. Apoyó, además, a multitud de artistas e intelectuales.

A algunos de ellos los convenció para que se establecieran en México y con ellos ideó nuevas fórmulas de expresión artística, masiva, que a pesar de sus tintes políticos y propagandísticos tienen un valor estético exento de duda. Ejemplo de esto es el muralismo mexicano.

Las acciones que realiza como rector de la Universidad Nacional fueron básicamente para divulgar los clásicos (literatura, música, arquitectura, etc) y proyectos que pretendieron humanizar a la comunidad universitaria.

Es importante no olvidar a personajes que han dejado una huella en el país, pero sobre todo una huella positiva, pues hoy en día las aportaciones de José Vasconcelos siguen vigentes y son símbolos propios de nuestro país.

Deja un comentario