Entretenimiento

Spotify le declara la guerra a Apple Music

Daniel Ek, fundador de Spotify, anunció este miércoles (13 de marzo) que la compañía presentaría una queja contra Apple ante la Comisión Europea.

«En años recientes, Apple ha agregado reglas a la App Store que a propósito limitan la elección y reprimen la innovación a expensas de la experiencia del usuario», indicó en un comunicado después de que su equipo y el de Apple Music no lograran resolver sus diferencias sin acudir a otras instancias.

Para Ek, Apple pone en desventaja a desarrolladores de apps que representen competencia directa contra alguna de sus ramas de negocio. «Apple requiere que Spotify y otros servicios digitales paguen 30% de impuestos en ventas generadas a través de su sistema de pagos», explicó el CEO de Spotify. «Si lo pagamos, esto nos forzaría a inflar el precio de nuestra membresía premium mucho más arriba del costo de Apple Music».

«Si escogemos no usar el sistema de pagos de Apple, evitando ese cargo, Apple entonces aplica una serie delimitaciones técnicas a Spotify», recalcó sobre la competencia desleal de los también propietarios de iOS y App Store.

Estas trabas, como indica Ek, consisten en empeorar la experiencia de los usuarios limitando la comunicación entre Spotify (en este caso) y quienes utilicen la aplicación, así como bloqueando las opciones de tener una cuenta con más beneficios, algo que no sucede con apps como Uber, que no representan una amenaza ―todavía― para productos de Apple.

Si Taylor Swift logró que Apple Music pagara regalías a los artistas por las canciones escuchadas por usuarios en el periodo gratuito de uso de la aplicación, no dudamos que Spotify logre su cometido.

Aunque no nos entusiasme darle la razón a alguien, es cierto que no sorprende que Apple tenga acciones restrictivas que fomenten el consumo de sus productos, como sucede con el hardware de la empresa.

Tampoco celebramos que Spotify levante la voz porque parecería una lucha lejana al usuario, pero si la plataforma de streaming logra su objetivo, nos evitará el mal sabor de boca que tendríamos si se ven obligados a subir sus precios, así como el que sufriríamos con fallas en la comunicación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: