CDMX

Existen puntos vulnerables que requieren obras para evitar inundaciones

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México Claudia Sheinbaum Pardo, dio a conocer que para atender las inundaciones en la metrópoli se ha realizado «una inversión muy importante en desazolve de presas, que hace muchos años que no se hacía, y distintas obras de drenaje que se están trabajando. Todavía hay puntos vulnerables en la ciudad que requieren obras mayores».

Mencionó, «uno es que funcione el Túnel Emisor Oriente que en este momento terminó la excavación, pero falta el revestimiento por parte de la Comisión Nacional del Agua, aunque están dispuestos a utilizarlo en caso de una emergencia, si es necesario, pero se tiene planteado que en julio pueda estar terminado el Túnel Emisor Oriente».

Señaló, «por otro lado, obras importantes que quedan pendientes en el oriente una vez que esté funcionando el Túnel Emisor Oriente, pero lo bueno es que se cuenta con un sistema de emergencia junto con la Conagua y el Estado de México para poder atender en caso de alguna emergencia mayor, de manera mucho más rápida y expedita».

En cuanto al estado del acuífero de la capital indicó «tiene una recarga aproximadamente de  25 metros cúbicos por segundo-, y las extracciones que estamos haciendo de ese acuífero son el doble de la recarga. Se está recargando con las fuentes naturales, estamos sacando el doble. Eso ha hecho que los niveles del agua en el acuífero y los volúmenes vayan disminuyendo en el tiempo; esta disminución de los volúmenes está provocando un flujo también de la parte superior que son arcillas en casi todo el Valle de México, una parte muy importante».

Apuntó, «ese flujo de agua en la parte superior provoca entonces, un hundimiento en la Ciudad. Tenemos puntos en donde hemos alcanzado ya del orden de 10 metros de hundimiento en la capital, esto quiere decir que el Centro, por ejemplo aquí en la Catedral, el Zócalo, estamos ahora más abajo que el punto más profundo del Lago de Texcoco, era el punto más bajo en el Valle de México».

Refirió, «hoy el Zócalo está abajo del nivel del Lago de Texcoco; 10 metros se ha hundido esta parte de la Ciudad, pero el problema es que el hundimiento no es parejo entonces se vuelve diferencial en distintas partes esto rompe las tuberías, rompe el drenaje, inclina los edificios y hace entonces muy costoso la reparación y el mantenimiento de la infraestructura».

Subrayó, «hemos calculado ese costo y anda por los 20 mil millones de pesos por año, claro que eso no lo paga directamente el gobierno, lo paga en mucho los particulares que tienen que sufrir por ello. Entonces una decisión racional, debemos buscar que este proceso pare, y lo que nosotros hemos calculado es que en el mejor de los casos podemos parar el proceso en 15 años».

Acotó, «pero eso quiere decir que tenemos que tener una visión de largo plazo pero nunca lo vamos a alcanzar si no tomamos acciones hoy en el corto, y esas acciones tienen que ver primero con racionalizar la extracción del acuífero. Necesitamos alinear los subsidios por ejemplo, la tarifa eléctrica 9 y a los derechos del agua para que no saque agua para la agricultura que es realmente un depósito muy valioso y que ese está extrayendo con muy poco beneficio económico y social, y con consecuencias ambientales».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: