Mar. Oct 19th, 2021

Las habilidades de los seres humanos se han ido adquiriendo durante la evolución de la historia, mismas que se han ido perfeccionando e implementando con nuevas estrategias a base de ensayo y error, en un proceso de observación de resultados y del nivel de exigencia de quienes validan dicha calidad.

Si bien es cierto que la salud mental se encuentra en el equilibrio entre lo imperfectible y lo desastroso, también es cierto que el trabajo, cualquiera que éste sea, deberá cumplir con estándares de calidad, entendiendo a esta última como “La plena satisfacción entre el proveedor, el prestador de servicio, el consumidor”

Un ejemplo podría ser el de un Hospital… Una persona acude al servicio de Urgencias por la noche con fiebre y dolor abdominal agudo que resulta ser insoportable. Hablemos de varias opciones: la primera, que es sumamente conocido por la mayoría de la población mexicana que somos “simples mortales” (Hospital General derechohabiente al INSABI) … El familiar acude a la ventanilla desesperado exigiendo atención para el enfermo y no encuentra a nadie en recepción.

Toca con insistencia y grita para captar la atención hasta que ve a una persona despeinada y malhumorada que sale a decirle que “tiene que esperar su turno” insiste de tal manera que no queda otra opción que lo vea el médico interno (recién egresado de la escuela) quien le avisa al residente y lo valora, considerando un cuadro de abdomen agudo candidato a cirugía urgente, por lo que mandan llamar al médico adscrito en lo que solicitan estudios de laboratorio (donde no hay reactivos), por lo que le piden al familiar lleve la muestra a un laboratorio particular para que le hagan los exámenes; el aparato de rayos equis está fallando y «hay que rezar para que esta vez si saque la placa».

Cuando llega el paciente después de un par de horas, se corrobora el diagnóstico de apendicitis (que ahora, después de varias horas de haber iniciado el cuadro), ya es peritonitis y pasa a una larga cirugía donde se “hace lo que se puede” para resolver la causa y limitar el daño ya que no se cuenta con el material necesario para la cirugía y por fin, después de un par de horas en quirófano, el cirujano exhausto le pide al R1 que suture la piel y entusiasmadísimo por la oportunidad, le hace un maravilloso zurcido que a su gusto le queda “divino”. Pasa a terapia intensiva a reponerse de los estragos de tan cruenta batalla contra la enfermedad donde permanece unas horas. En el transcurso de su estancia hospitalaria, los familiares ya tuvieron que pagar no solo los análisis de laboratorio, sino también los sueros, los antibióticos, analgésicos, inhibidores de la bomba de protones, las sondas, punzocats, vendas, etc.

Si las cosas no se complican con alguna infección nosocomial, el paciente sale unos días después del hospital habiendo sufrido no solo una cirugía abdominal, sino también los malos olores porque el drenaje estaba descompuesto, los resortes de la cama le picaban más que las agujas de las enfermeras y laboratoristas, en fin, no solo perdió el apéndice, sino hasta la vergüenza al tener que ser desnudado, bañado y cambiado, por el eficiente y no siempre muy amable personal de enfermería que lo voltea como tortilla en comal y lo deja reluciente de limpio con una hermosa bata que al paso de los años y de tantos usos y lavadas, deja el descubierto sus vergüenzas. Por fin, logra salir ¡Vivo! De esta peripecia y la familia agradecida con Dios y con los médicos se llevan a su pariente en un taxi a su casa a hacer cuentas sobre cómo va a pagar a quienes les prestaron para salvar al pariente.

Opción 2… El mismo proceso con los malos modos y dificultades de acceso, pero como tiene Derechohabiencia a Pemex. IMSS o ISSTE o SEDENA, lo único que cambia es que no tiene que pagar, y opción 3… Un paciente, mismo cuadro, llega a Urgencias de un hospital de la cadena Angeles, Intermédica, Hospital Español, etc. Aquí la diferencia es que al llegar, se pide un depósito inicial exorbitante antes de darle el acceso, pero de ahí en adelante, las cosas fluyen con rapidez, de hecho, ni siquiera llega a desarrollar peritonitis ni le hacen cirugía laparoscópica (o sea, no lo abren), sino por vía endoscópica, atendido por el mejor cirujano, anestesiólogo y sus equipos en un quirófano que lo único con que no cuenta es con carencias, Tiene instalaciones modernas, cómodas habitaciones con TV y cablevisión, aire acondicionado así como un sofá cama y cobijas para el acompañante y la mejor atención. Al egresar, una cuenta de varios miles de pesos.

Si nos preguntamos en base a la definición cuál de las tres opciones cumple con el proceso de calidad, yo diría que ninguno, ya que a pesar de que la última pareciera excelente, el costo es inalcanzable para la mayoría de los mexicanos mortales, de la primera ni hablar y de la segunda… tal vez sería «la menos peor» y ¿entonces? En México no hay atención de calidad y esa es la triste realidad de nuestro País.

Aunque si existe la excelencia en el profesionalismo del personal médico y paramédico, la gran demanda de atención, hace que la decisión de lo que pudiera ser una “urgencia” quede a cargo de recepcionistas u oficiales poco sensibilizados que tienen que resolver el atasco burocrático que tanto afecta a los derechohabientes.

La otra opción la tienen sistemas de salud tan avanzados como en Costa Rica y Canadá, unos de los mejores del mundo. Tomaré como ejemplo el segundo que es el que conozco de primera mano… Unidades de salud de primerísimo nivel, donde “TODOS” cuentan con seguridad social y que no tiene ningún costo.

¿Cómo puede ser posible? Sistema de impuestos estratificado donde los que más ganan pagan más y viceversa.

¿Calidad, calidez y equidad? Eso es motivo para otro tema.

No dejes de enviar tus comentarios al correo doctora_elizabeth@yahoo.com.mx o en la página de Facebook Dra. Elizabeth G. Vargas García o Twitter @LYZYAXEL Seguimos en contacto…

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

El huachicol y los bandidos del río frio

Algunas palabras y refranes se acuñaron por esta novela costumbrista del siglo XIX, escrita por Manuel Payno, quien al igual que Altamirano con El Zarco,...

El laberinto de la sociedad

Acostumbrados a buscar explicación de nuestros problemas en la inmediatez: culpamos a la corrupción, a los políticos y a las instituciones. Pero no buscamos los...

Un siglo sin López Velarde

El 19 de junio se cumple un siglo de la muerte de Ramón López Velarde. Este año en que se celebran centenarios, bicentenarios y otras...

El Fifí

Los mexicanos o quizá otros, acuñan adjetivos que se convierten en sustantivos para calificar a personas o personajes, así decimos “naco” con manifiesta intención racista,...

Avances del Cablebús línea Indios Verdes Cuautepec – Parte 12

DOCEAVO REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE LOS AVANCES DEL CABLEBÚS (LÍNEA INDIOS VERDES – CUAUHTEPEC). ENVÍO 1 DE 3 Aquí les presentamos el primero de tres envíos,...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

[mc4wp_form id="246"]
A %d blogueros les gusta esto: