Sáb. Nov 28th, 2020

Los extraños caminos de la educación en una civilización hedonista

La educación es un acto deliberado y con intenciones que no sólo se encuentra dentro de instituciones formales para tal efecto, sino que se ubica en toda actividad humana que permita reflexionar sobre la situación en la cual se vive y la posibilidad de transformarla, por ello tiene un componente aspiracional que se orienta a un mejor lugar al que se puede llegar. Para ello se requiere un aspecto fundamental que pareciera se ha olvidado y es que sea en el aula, las instituciones y/o la calle, quien funge como educador debe “hacer pensar” a sus educandos con el objetivo de problematizar situaciones, encontrar soluciones, ponerlas en práctica, volverlas a cuestionar con el fin también de que los aprendices sean también preceptores del mismo maestro.

No obstante, de unas dos décadas a la fecha se manifiesta una serie de valores invertidos, pues para algunos; la educación debiera ser un acto de entretenimiento y diversión para que se genere “motivación” en todos los actores y con ello se alcanzara un tipo de proceso menos “aburrido” y contribuyera a crear condiciones de efectividad. Sin embargo, sería necesario tener una mirada amplia del contexto en el que se vive y de ahí comprender lo que estamos haciendo. De acuerdo con datos del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social del 2018. Existen 52.4 millones de pobres. El diario economista en febrero de 2020 indicó que la población de menores ingresos recibe 101 pesos, quien tiene una posición favorable recibe 1853 pesos, es decir, 108 veces más.

El lector se preguntará; cuál es la relación entre los métodos de enseñanza y aprendizaje basados en lo hedónico y algunos fenómenos y datos económicos en nuestro país. La correspondencia podría estar en que una enseñanza enfocada a técnicas las cuales estimulan el desarrollo de conocimiento y habilidades en función del placer, no necesariamente permiten, por un lado, ubicar problemas complejos como la pobreza y la desigualdad, ni tampoco a generar soluciones. En tal sentido puede resultar probable que la cognición humana se vulnerabilice con estructuras mentales que les causa dificultad e incluso ansiedad discernir y comprender lo que pasa con los dos elementos citados.

Lo anterior va en consonancia con otro estilo de entendimiento a saber. En la sociedad ligera en la que ha entrado occidente, empieza a apreciarse todas aquellas soluciones o recetas las cuales no sólo no impliquen dificultad para saber, aprender y aplicar determinada acción, sino también se denosta una cultura del esfuerzo intelectual y de un conocimiento profundo. Por ello no es de sorprenderse que se le haya declarado la guerra al pensamiento introspectivo y a la exigencia académica y social. Estos dos aspectos se les percibe como enemigos de una formación la cual considera que es suficiente el saber poseído por los educandos para su desarrollo, además de quienes creen se les falta el respeto o se les “violenta” por solicitar más de lo que ellos “creen” que es lo “adecuado” o lo “permitido”.

De ahí la educación es rehén tanto de los rezagos de no haber formado en el pasado las cosas necesarias para un análisis complejo y de las circunstancias actuales de un marco de referencia liviano.

En esa consideración se requiere en primer lugar, volver a rescatar una inteligencia que identifique las necesidades reales de las personas y sus comunidades y tratar de ubicar las causas y consecuencias de estas. En segundo lugar, visibilizar a esa educación referenciada en lo hedónico para evidenciar sus limitaciones formativas. Y, en tercer lugar, valorar de nueva cuenta la importancia de la exigencia que implica el pensamiento como un motor para la sabiduría, las relaciones y el trabajo y así fundar un nuevo pacto civilizatorio antes de que las élites dominantes sigan creando modelos de estupidización colectiva.

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Paro parcial en el TSJCDMX

El Consejo de la Judicatura (CJ) del Poder Judicial de la Ciudad de México, anunció que este miércoles 25 de noviembre habrá un paro parcial...

La filosofía como estado de permanente de angustia

En el momento en qué estoy escribiendo se celebra el día mundial de la filosofía. No soy filósofo de profesión, no obstante, desde la secundaria,...

Distopías tecno-posmodernas… Y una esperanza

El ser humano en su afán de dar certezas para el dominio de fuerzas incomprensibles encontró en la ciencia, la filosofía y la política, las...

¿Educación divertida? Desde Jorge Barrera hasta Donald Trump

Nos contaban los precursores de la educación escolarizada (sobre todo la pública) en este siglo, que ella es (¿era?), sinónimo de aprendizaje, movilidad social y...

Inopia en FGR: Woolrich

BLAS A. BUENDÍA (*) Para la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., el Caso Videgaray carece de la rigidez...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: