Espectáculos

Mantenido de Atala Sarmiento la quiere dejar porque ella, ya no gana lo mismo

Dicen por ahí que «Uno nunca debe creerse todo lo que ve en las redes sociales», y al parecer esto aplica para Atala Sarmiento, de 46 años, pues nos enteramos de que, literalmente, le cuesta mucho aparentar tener un matrimonio estable y feliz con el publicista español, David Ródenas, de 36. Una amiga de la conductora nos contó que para que estén bien, ella tiene que darle dinero, y cuando no es así, él se la pone difícil con amenazas y reproches. Esto nos platicó:

-¿Cómo va el matrimonio entre Atala y su marido?

«Mira, como todos pueden ver en sus redes sociales, ella derrama pura miel, se la pasa subiendo fotos muy romántica con él y diciendo lo tan feliz que se encuentra a su lado, al igual que David, pero lamentablemente esto no es más que un espejismo».

-¿A qué te refieres?

«A que tristemente mi amiga tiene que darle todo lo necesario a David, con tal de mantenerlo a su lado».

-¿Pero él no trabaja?

«Sí, en una agencia de publicidad, pero no gana mucho y tampoco trabaja tanto. Si te das cuenta, se la pasa casi todo el tiempo pegado a Atala. Es muy flojo para el trabajo y muy bueno para las fiestas, las comidas en restaurantes lujosos y los viajes».

-Pero parece estar enamorado de Atala…

«No te digo que no la quiera, pero detrás de todas esas sonrisas y mensajes cariñosos, hay puro interés. Desde que David la conoció quedó encantado con la vida de ella, y dijo: ‘De aquí soy’; sin embargo, a partir de que Atala dejó Azteca, él ha cambiado con ella, aunque públicamente aparente que todo está de maravilla entre ellos».

-¿En qué sentido ha cambiado?

«Cuando Atala trabajaba en Azteca, ganaba más de 300 mil pesos mensuales por su conducción en Ventaneando, pero desde que se fue a Televisa sus ingresos disminuyeron bastante».

-¿Esto ha afectado su nivel de vida?

«Sí, pues fue un golpe fuerte para ellos, que de ganar más de 300 mil al mes, ella ahora percibe 100 mil. Eso sí, las fiestas e invitaciones a eventos importantes las sigue teniendo, y a David eso le gusta y no se le separa».

-¿De qué manera?

«Aunque ella gana menos y él casi no trabaja, no se aprieta el cinturón, y mi amiga ha tenido que sacar de sus ahorros para cumplirle sus caprichos, como el viaje que hicieron hace un mes a España para pasar la Navidad y Año Nuevo con la familia de él y que, obvio, ella pagó».

-¿Y ni así lo tiene feliz?

«No, porque ella dejó de darle dinero».

-¿Le da dinero a David?

«Pues sí, desde que están casados ella lo mantiene, pero ahora que Ata gana menos, pues ya le da una cantidad menor, y eso le ha provocado fricciones con él».

-¿David le reclama?

«Sí, le exige que no deje de darle dinero y la pone en jaque ; hasta ha llegado a decirle que puede irse de su lado y buscar a otra mujer que sí lo consienta. Esto ya te imaginarás cómo pone a Atala, quien también por eso se la pasa subiendo a sus redes sociales fotos con él, como para que todos vean que están felices y otras mujeres no se le acerquen».

Deja un comentario