Columnas

La «Caravana madre» y amenaza de Trump

El Gobierno mexicano se prepara para recibir una nueva oleada de migrantes centroamericanos que se estaría formando en Honduras y que incluiría a unas 20.000 personas, informó el jueves Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

La responsable de la política interior de la Administración de Andrés Manuel López Obrador afirmó que el Instituto Nacional de Migración y la Policía Federal crearán un cerco en el istmo de Tehuantepec, en el sur de la República, para contener la llegada de quienes desean pasar por México en su camino al norte rumbo a territorio estadounidense; «no vamos a militarizar nuestra frontera sur”, afirmó y dijo que el Ejecutivo que encabeza López Obrador no seguirá entregando “visas humanitarias de forma masiva”, pero sí dará permisos temporales y visas de trabajo en la zona sureste del país, “ordenadamente y en forma segura».

El aumento en la llegada de centroamericanos a México fue el objetivo de una reunión celebrada el martes en Miami entre Sánchez Cordero y la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, en la que se analizó un plan para contener el flujo de migrantes. Honduras, por su parte, ha negado que se esté organizando la caravana que ha puesto a México en alerta.

El presidente estadounidense, Donald Trump, llamó a México a detener toda la inmigración no autorizada y, escaló una amenaza recurrente: Trump dijo que cerrará buena parte o casi toda la frontera de Estados Unidos con México tan pronto como “la próxima semana” si el gobierno mexicano no detiene “inmediatamente” a todos los migrantes indocumentados. Esta declaración la expresó a través de redes sociales.

Si la «caravana madre» realmente existe, este nuevo Gobierno se enfrentará a su primer crisis de origen migratorio. Será interesante ver la reacción y respuesta, así como ver el contraste con las acciones tomadas por la anterior administración. ¿Podrá la “4t” hacer una diferencia positiva en temas migratorios?

Deja un comentario