Columnas

4T: la sopa de ganso está servida.

Por: Manuel Solares

Desde que Rudesindo Cantarell, un humilde pescador Carmelita, descubrió las manchas de chapopote en el Golfo de Campeche, catapultando la explotación de la Sonda que brindó estabilidad política al régimen durante treinta años, a pesar de la corrupción y el derroche de los próceres, dos palabras vienen a la memoria de los mexicanos.

En efecto, administrar la abundancia y devaluación. Dos conceptos inseparables en las vidas de las presentes generaciones. E irremediablemente, el recuerdo de la «Sopa de Ganso», la película emblemática de los hermanos Marx, esa troupe de cómicos que hicieron época.

En Sopa de Ganso, se retrata con fidelidad cómo los millonarios deciden quiénes gobiernan, los gobernantes son holgazanes,arbitrarios e ignorantes, hasta el famoso chiste de Groucho: «Este informe lo entendería hasta un niño de 4 años, traiganlo porque yo no entiendo nada».

Enfundado en casco de petrolero, el Caudillo es recibido, coincidentemente, en el campo Quesqui, para enterarse que Pemex acaba de descubir un nuevo yacimiento que le dará oxígeno para lo que sigue. Coincidencia milagrosa, aprovechada para justificar la rendición ante Trump por medio de la cabeza de Evo Morales.

El yacimiento había sido descubierto hace unos meses, pero éso es lo que menos importa. Lo trascendente del asunto es enterarse cómo se juega con el bono de la confianza, para acabar siempre en la derrota ,la abdicación y el desastre. Los anuncios de nuevos yacimientos son como besos de monja, muchas veces imposibles y profanos.

Rudesindo Cantarell murió sin ver concretada su plaza de Pemex que le prometió reiteradamente la patria agradecida, desde Jorge Díaz Serrano, López Portillo, Lamadrid, Salinas y compañía. A pesar de que sobre sus costillas se edificó y se sostuvo el mito neoliberalista. Sin él, no hubiera sido posible. Ningún país aguanta ese aquelarre.

Es importante conocer el verdadero tamaño del campo tabasqueño Quesqui, el mejor distractor del entreguismo y la ineficiencia: si nos va bien, por ahí del 2021, dice Octavio Romero Oropeza, el cómplice de Romero Deschamps, que podrá producir cien mil barriles diarios. Lo demás es engañifa.

¡Cien mil barriles diarios! ¿Sabe usted cuántos se requieren para tapar el hueco de la ridícula producción de Pemex?‎ Aproximadamente, un millón y medio de barriles, lo que daría un total de tres millones diarios, los suficientes para lograr el satnd de producción que Pemex tenía desde hace más de diez años.

El anuncio y la pompa usada son realmente de lástima. Para lo único que sirve el campo Quesqui es para la propaganda intencionada, para la tapadera de la corrupción y para distraer al respetable de los compromisos adquiridos con el gobierno gabacho en materia de delincuencia organizada, tratos con narcotraficantes y cesiones de soberanía nacional.

Con razón fué hasta a la Basílica el Fiscal William Barr, agradeciendo los favores recibidos. No era para menos. Él sabe que lo único que traía para la negociación era la amenaza convenenciera. Trump ya declaró que pospone el tratamiento de terroristas, hasta nuevo y letal aviso. Todos contentos.

Frente a Barr se hicieron abdicaciones impensables, mucho más claudicaciones que las que hubieran sido producto de una invasión, ante la presencia de un ejército invencible, mucho más de las que hubiera podido exigir un Jefe de Estado extranjero. Y para taparle el ojo al macho, ahí está el anuncio del nuevo y ridículo yacimiento.

El rescate de Pemex no puede ser así. No es explorando los yacimientos que dejó enlistados Peña Nieto para que gastaramos un billón de pesos en su probable localización. Por ahí no es, nunca podrá ser. Éso sólo es una fuente más de errores y de corrupción premeditada, alevosa, ventajosa.

Usted y yo hemos comentado desde que inició la Cuarta Transformación que la real posibilidad de rescatar los niveles de producción que exigen las calificadoras internacionales de nuestra deuda externa se reduce a dos frentes muy sencillos, pero requeren agallas y verdad, indispensablemente, urgentemente.

Es absolutamente indispensable parar, a todo costo y con valor, el robo del millón de barriles diarios que se embolsan  las pandillas sindicales, políticas y empresariales en las boyas de distribución de las plataformas Akal.‎ Los buques extranjeros salen cargados rumbo a los mercados spot del petróleo. Ochenta millones de dólares diarios que sirven para todo tipo de enredijos y revoltillos. Inundamos los mercados negros y somos desleales en la competencia internacional.

Es absolutamente indispensable abrir las válvulas de los dos mil pozos petroleros de la Faja de Oro, en plena capacidad de producción que las pandillas sindicales, empresariales y políticas cerraron a propósito para dar paso sin tocar baranda a las empresas patito de las que son prestanombres y vasallos.

Con esas dos decisiones impostergables, Pemex volvería a su producción diaria de más de tres millones diarios de barriles que irían al presupuesto, a las finanzas públicas comprometidas, y a la solución de los proyectos truncos de los programas sociales, empezando por el apoyo a la agricultura productora de alimentos , a recuperar la confianza de los inversionistas locales y después a lo que sea.

Si la Cuarta Transformación no lo quiere hacer es parte de otra discusión y de otros problemas inconfesables. Si no lo puede hacer, siempre tendremos la espada de Damocles sobre nuestras cabezas. La amenaza de intervención armada, los misiles contra los capos, la independencia condicionada.

Las cesiones de soberanía territorial y política al gusto de los verdugos, al servicio indiscutible de su reelección, allá y aquí.

El pueblo miserable y al borde del hambre generalizada ya no quiere mentiras piadosas, ni señuelos, sólo hechos.‎ Lo otro es seguir tratando al pueblo con falta de respeto a su nivel de información y a su dignidad republicana.

Ya no es posible que el cuento y la farsa sigan queriendo sustituir a la realidad. Estamos en juego todos. La sopa de ganso está servida.

¿No cree usted?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: