Dom. Nov 29th, 2020

Toxicidad

Podríamos decir que una substancia o una circunstancia genera una reacción adversa que ocasiona daño temporal o permanente.

Cada vez se escucha con mas frecuencia acerca de las relaciones tóxicas, y si se califican de esta manera es precisamente porque son dañinas y generan dolor, son adictivas y como las drogas, difíciles de dejar. Se lucha contra ello y apenas se ve en peligro de perder, se aferran como su fuente de vida aun a pesar de que saben porque lo saben, que es la causa de su potencial muerte o destrucción.

¿Qué ingredientes integran una relación tóxica?… Definitivamente al ser una relación, implica que no es exclusiva de una sola persona, sino de dos o más, y por ende, para que una persona tóxica sea dañina hasta llegar a destruir, forzosamente requiere que la o las otras personas lo permitan al engancharse con estas conductas y nutrir el ciclo ya que si se para a tiempo, no continuará.

¿Como puedo identificar por qué a pesar de “amarle tanto”, no soy feliz o me genera angustia? No podría explicar de forma más explísita que citando a Fritz Perls con su oración Gestalt, que les invito a analizar detenidamente:

Alguna vez has escuchado frases como ¡Es que tu me provocas!, ¡me haces enojar!, ¡!, ¡si no fueras tan….Yo no reaccionaría así contigo! ¡no tienes permiso de…! ¡A mi no me vas a ver la cara!, ¡Sino eres mío(a), no vas a ser de nadie (como si las personas tuviéramos título de propiedad), Etc! Y ¿qué tienen en común estas justificaciones? Solo el hecho de no asumir la responsabilidad de cómo decido yo reaccionar ante lo que tu haces.

Tu tienes derecho a pensar, sentir, actuar como tu decidas, mientras que yo tengo el derecho y la responsabilidad en primera, si quiero o no continuar la relación, estar de acuerdo a o no en como te comportas conmigo, si te pongo límites o no, y en esas circunstancias, no podría culparte por el dolor que yo siento ya que yo lo permito, lo cuál es válido siempre que no se trate de secuestro o trata de persona, ya que ahí no es opcional.

Sé que comprender este proceso es muy complejo principalmente cuando no he aprendido a amarme, a valorarme y respetarme, pero no es imposible. Siempre tengo la opción de reconciliarme conmigo misma(o) y construirme a pesar de mi historia de vida, aunque ello implique reconocer que muchas veces no podemos solos y que requerimos de ayuda profesional.

No dejes de enviar tus comentarios al. Correo doctora_elizabeth@yahoo.com.mx, página Facebook Dra. Elizabeth G. Vargas García. Seguimos en contacto!!

Deja un comentario

Nuestras Columnas

Nuestras Columnas

Paro parcial en el TSJCDMX

El Consejo de la Judicatura (CJ) del Poder Judicial de la Ciudad de México, anunció que este miércoles 25 de noviembre habrá un paro parcial...

La filosofía como estado de permanente de angustia

En el momento en qué estoy escribiendo se celebra el día mundial de la filosofía. No soy filósofo de profesión, no obstante, desde la secundaria,...

Distopías tecno-posmodernas… Y una esperanza

El ser humano en su afán de dar certezas para el dominio de fuerzas incomprensibles encontró en la ciencia, la filosofía y la política, las...

¿Educación divertida? Desde Jorge Barrera hasta Donald Trump

Nos contaban los precursores de la educación escolarizada (sobre todo la pública) en este siglo, que ella es (¿era?), sinónimo de aprendizaje, movilidad social y...

Inopia en FGR: Woolrich

BLAS A. BUENDÍA (*) Para la Academia de Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A. C., el Caso Videgaray carece de la rigidez...

Suscríbete y forma parte de la Agencia Avenida Juárez

A %d blogueros les gusta esto: